El milagro de 9 Meses
Su bebé: Los primeros revoloteos

El feto mide 4.3 a 4.6 pulgadas (12 cm) de la coronilla al trasero y pesa casi 2.8 onzas (80 g). A pesar del crecimiento de su cuerpo, el feto tiene aún suficiente espacio para moverse dentro del útero. La cabeza está erguida, las piernas son ahora más largas que los brazos y el movimiento de los miembros es cada vez más coordinado. Los dedos de las manos y las uñas de los pies están en constante crecimiento y en este momento ya están bien formados. Si usted está ansiosa de conocer el sexo y le toca practicarse un ultrasonido, puede que tenga suerte -- siempre y cuando el bebé coopere.

Su cuerpo: Todo acerca de la amniocentesis

¿Qué es esto? Una amniocentesis, a menudo llamada amnio, es un procedimiento en el cual se inserta una aguja a través del abdomen de una mujer hacia el útero. La aguja se usa para extraer una pequeña cantidad de líquido amniótico del saco amniotico que rodea al feto. Se usa un ultrasonido para guiar a la aguja hacia una zona del útero alejada del feto. Debido a que el líquido y el feto se forman de las mismas células y tienen la misma composición genética, el líquido se somete a una pruebe genética en el laboratoro.

¿Cuál es el propósito del examen? Uno de los usos más comunes de la amnio es identificar las anomalías genéticas o cromosómicas en el bebé, tales como el síndrome de Down. También se pueden detectar otras afecciones, incluyendo:

  • Trastornos genéticos conocidos que sean hereditarios en la familia
  • Defectos del tubo neural, tales como una anencefalia y espina bífida
  • Incompatibilidad Rh
  • Evaluación pulmonar fetal (las últimas dos se hacen durante la última mitad del embarazo)

¿Quién se hace el examen? Entre el 80% al 90% de todas las amnio se realizan cuando las mujeres son mayores de 35 años de edad o cumplirán 35 años antes de su fecha de parto, y existe una preocupación por una complicación de alto riesgo. También se realiza si los resultados de la prueba de marcador múltiple son anormales. Otras razones para una amnio incluyen:

  • Si una pareja ha tenido un hijo con una alteración cromosómica (p. ej. el síndrome de Down) o con un trastorno metabólico (p. ej. el síndrome de Hunter)
  • Si una pareja ha tenido un hijo o un familiar cercano con defectos del tubo neural
  • Cuando la madre es portadora de un trastorno genético relacionado con el cromosoma X (p. ej. hemofilia)
  • Cuando ambos padres son portadores de un trastorno autosómico recesivo hereditario, como la enfermedad de Tay Sachs o anemia drepanocítica
  • Si uno de los padres tiene una afección transmitida por herencia autosómica dominante (p. ej. la enfermedad de Huntington)
  • Si la mujer tiene que dar a luz antes de tiempo y los pulmones del bebé tienen que ser evaluados

¿Cuándo se realiza el examen? Si la amniocentesis es para un análisis cromosómico o molecular de ADN, este usualmente se realiza entre las 16 y 18 semanas del embarazo. Sin embargo, en algunos casos, se puede realizar hasta un mes antes. Si es para una evaluación de los pulmones del feto, este se debe realizar poco antes del parto.

¿Qué tan seguro es? El riesgo de que una amniocentesis cause un aborto oscila entre 1 de cada 200 y 1 de cada 400. Cuando esto sucede, por lo general se debe a una infección en el útero, se rompe la fuente o se induce el parto prematuramente. Aunque estas cifras son pequeñas, el examen debe realizarse únicamente cuando los beneficios son mayores que los riesgos.

Usted debería hablar con su proveedor de atención médica acerca de realizarse una amnio basado en sus factores de riesgo e indicaciones.

Consejo semanal

Muchas mujeres embarazadas duermen de la forma más placentera durante el segundo trimestre. Después de todo, sus senos ya no están sensibles, su estómago finalmente se calmó, y algunos malestares y dolores han disminuido. Así que antes de que se sienta pesada e incómoda en el próximo trimestre, intente dormir un poco más ahora. Permanezca en la cama hasta tarde en el fin de semana, o váyase a la cama temprano y lea unas cuantas páginas más de lo normal. Disfrute en reposo. Es posible que pase mucho tiempo antes de que pueda tener la posibilidad de hacerlo de nuevo.


Fecha de revisión: 8/20/2019

Versión en inglés revisada por: LaQuita Martinez, MD, Department of Obstetrics and Gynecology, Emory Johns Creek Hospital, Alpharetta, GA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.