Glándula pituitaria
   

La glándula pituitaria, protegida en el interior de la parte central de la cabeza, es frecuentemente llamada "glándula maestra" del cuerpo, ya que regula muchas actividades de otras glándulas endocrinas. Veámosla con más detalle en una vista ampliada.

Arriba de la glándula pituitaria se encuentra el hipotálamo. El hipotálamo decide qué hormonas debe liberar la pituitaria, enviándole a ésta mensajes hormonales o eléctricos. Si el hipotálamo liberara hormonas liberadoras de la hormona del crecimiento o GHRH (por sus siglas en inglés), la pituitaria liberaría hormonas del crecimiento que afectarían los tejidos corporales.

La hormona del crecimiento actúa sobre los músculos y los huesos, aumentando el tamaño de ambos.

Si una persona no recibe suficientes hormonas del crecimiento durante la infancia, probablemente sufrirá de una afección conocida como enanismo pituitario. Si por el contrario, esta persona hubiera recibido demasiadas hormonas del crecimiento, sufriría una afección llamada gigantismo.

Cuando hay demasiada producción de hormonas del crecimiento en un cuerpo ya físicamente maduro, se produce una afección llamada acromegalia. Los rasgos faciales se vuelven ásperos y por supuesto, la voz se torna más grave y el tamaño de las manos, los pies y el cráneo, aumenta.

En respuesta a las órdenes hormonales del hipotálamo, la glándula pituitaria libera una hormona llamada hormona estimulante de la tiroides o TSH (por sus siglas en inglés).

La TSH estimula la glándula tiroides para que libere sus propias hormonas llamadas T3 y T4. Estas hormonas se desplazan por el torrente sanguíneo para estimular el metabolismo de otras células del cuerpo.

La pituitaria también puede liberar otra hormona llamada antidiurética o ADH (por sus siglas en inglés), que afecta la producción de orina. La ADH se produce en el hipotálamo y es transportada a la pituitaria, en donde es almacenada. Cuando la pituitaria libera ADH, ésta envía un mensaje a los riñones, provocando que éstos tiendan a conservar agua. En consecuencia, los riñones absorben más del fluido que pasa a través de ellos y esto da como resultado que se produzca menos orina.

Debido a que el alcohol impide que la pituitaria libere ADH, el tomar cerveza u otras bebidas alcohólicas aumenta la producción de orina.

La glándula pituitaria también produce otras hormonas. La hormona estimulante de los folículos o FSH (por sus siglas en inglés) y la hormona leutinizante o LH (por sus siglas en inglés), que son hormonas que afectan los ovarios y la producción de óvulos. En el caso de los hombres, estas mismas hormonas afectan los testículos y la producción de esperma. La prolactina es una hormona que afecta el tejido mamario de las madres lactantes. La hormona adrenocorticotrópica o ACTH (por sus siglas en inglés), hace que las glándulas adrenales produzcan sustancias que son importantes porque tienen propiedades similares a las de los esteroides.

El crecimiento, la pubertad, la calvicie e incluso sensaciones como el hambre y la sed, son sólo algunos ejemplos de los procesos que son influenciados por el sistema endocrino.