English Version
Print-Friendly
Bookmarks

Vacuna contra la hepatitis B - lo que usted necesita saber

Todo el siguiente contenido se ha tomado en su totalidad de la Declaración de información de las vacunas (Vaccine Information Statement, VIS) de los CDC sobre la vacuna contra la hepatitis B: www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/hep-b.html.

1. ¿Por qué es necesario vacunarse?

La vacuna contra la hepatitis B puede prevenir la hepatitis B. La hepatitis B es una enfermedad del hígado que puede causar una afección moderada que dura unas pocas semanas, o puede convertirse en una afección grave para toda la vida.

  • La infección aguda por hepatitis B es una afección de corto plazo que puede causar fiebre, fatiga, pérdida del apetito, nausea, vómitos, ictericia (coloración amarilla de la piel o los ojos, orina oscura, evacuaciones con color de arcilla), y dolor en los músculos, las articulaciones y el estómago.
  • La infección crónica por hepatitis B es una afección a largo plazo que se da cuando el virus de la hepatitis B permanece en el organismo de la persona. La mayoría de las personas que desarrollan hepatitis B crónica no tienen síntomas, aun así, la afección es muy grave y puede resultar en daño hepático (cirrosis), cáncer de hígado y la muerte. Las personas infectadas crónicamente pueden contagiar a otras con el virus de la hepatitis B, incluso si no se sienten o se ven enfermas.

La hepatitis B se contagia cuando la sangre, el semen u otros fluidos corporales infectados con el virus de la hepatitis B entran en el organismo de una persona que no está infectada. Las personas pueden infectarse a través de:

  • El nacimiento (si la persona embarazada tiene hepatitis B, su bebé puede infectarse)
  • Compartir objetos como rasuradoras o cepillos dentales con una persona infectada
  • Contacto con la sangre o heridas abiertas de una persona infectada
  • Tener relaciones sexuales con una pareja infectada
  • Compartir agujas, jeringas u otro equipo para inyectarse drogas
  • Exponerse a sangre al pincharse con agujas u otros artefactos afilados

La mayoría de las personas que han recibido la vacuna contra la hepatitis B tienen inmunidad de por vida.

2. Vacuna contra la hepatitis B. 

La vacuna generalmente se aplica en 2, 3 o 4 inyecciones.

Los bebés deberían recibir la primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B al momento de su nacimiento y normalmente completarán la serie de 6 a 18 meses de edad. La dosis de la vacuna contra la hepatitis B que se aplica con el nacimiento es una parte importante de la prevención de enfermedades prolongadas en bebés y para detener la propagación de esta enfermedad en los Estados Unidos.

Los niños y adolescentes menores de 19 años a quienes no se les haya suministrado su dosis, también deberían ser vacunados.

Los adultos que no se vacunaron anteriormente y quieren estar protegidos contra la hepatitis B, también pueden recibir la vacuna.

La vacuna contra la hepatitis B también se recomienda para las siguientes personas: 

  • Personas cuya pareja sexual tenga hepatitis B
  • Personas sexualmente activas que no tengan una relación monógama a largo plazo
  • Personas que busquen evaluaciones o tratamiento por enfermedades de transmisión sexual
  • Víctimas de asalto o abuso sexual
  • Hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres
  • Personas que comparten agujas, jeringas u otros equipos para inyectarse drogas
  • Personas que viven con una persona infectada con el virus de la hepatitis B 
  • Trabajadores de la salud y de seguridad pública en riesgo de exposición con sangre o fluidos corporales
  • Residentes y personal de instituciones para personas con discapacidades de desarrollo
  • Personas que viven en la cárcel o en prisión
  • Personas que viajan a regiones con elevados porcentajes de incidencia de hepatitis B
  • Personas con una enfermedad hepática crónica, enfermedad renal o bajo diálisis, infectadas con VIH, infectadas con hepatitis C o diabetes

La vacuna contra la hepatitis B puede administrarse sola o como parte de una combinación de vacunas (un tipo de vacuna que combina más de una vacuna en una sola inyección).

La vacuna contra la hepatitis B pude administrarse al mismo tiempo que otras vacunas.

3. Hable con su proveedor de atención médica. 

Dígale a su proveedor de vacunación si la persona que va a recibir la vacuna:

  • Ha tenido una reacción alérgica después de una dosis anterior de la vacuna contra la hepatitis B o ha tenido alergias graves que hayan puesto su vida en peligro.

En algunos casos, su proveedor de atención médica puede decidir posponer la aplicación de la vacuna contra la hepatitis B hasta una próxima consulta.

Las personas embarazadas o amamantando deben vacunarse si están en riesgo de infectarse con hepatitis B. El embarazo o la lactancia no son razones para evitar la vacuna contra la hepatitis B.

Las personas con enfermedades menores, como un resfriado, pueden recibir la vacuna. Las personas con una enfermedad moderada a grave usualmente deben esperar hasta recuperarse para poder recibir la vacuna contra la hepatitis B.

Su proveedor de atención médica puede darle más información.

4. Riesgos de la reacción a la vacuna. 

  • Se puede presentar dolor en el lugar donde se administró la inyección o fiebre después de recibir la vacunación contra la hepatitis B.

A veces las personas se desmayan después de un procedimiento médico, incluyendo la vacunación. Dígale a su proveedor si se siente mareado o tiene cambios en la visión o zumbido en los oídos.

Como sucede con cualquier medicamento, hay una remota posibilidad de que una vacuna provoque una reacción alérgica grave, otra lesión grave o la muerte.

5. ¿Qué hago si ocurre un problema grave?

Una reacción alérgica puede suceder después de que la persona vacunada sale de la clínica. Si ve signos de una reacción alérgica grave (urticaria, hinchazón de la cara y la garganta, dificultad para respirar, ritmo cardíaco rápido, mareos y debilidad), llame al 9-1-1 y lleve a la persona al hospital más cercano.

Para otros signos que le preocupen, llame al proveedor de atención médica.

Las reacciones adversas deben ser reportadas al Sistema de Reporte de Eventos Adversos derivados de las Vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS). Su proveedor de atención médica usualmente realiza este reporte, o puede hacerlo usted mismo. Visite la página web de VAERS vaers.hhs.gov o llame al 1-800-822-7967. El VAERS es solo para reportar reacciones y los miembros de su personal no da consejos médicos.

6. El programa nacional de compensación por lesiones ocasionadas por vacunas.

El programa nacional de compensación por lesiones ocasionadas por vacunas (National Vaccine Injury Compensation Program, VICP) es un programa federal que fue creado para compensar a las personas que hayan sido lesionadas por ciertas vacunas. Hay un tiempo límite para ingresar las reclamaciones relacionadas con lesiones o muerte a causa de una vacuna, el cual es tan breve como dos años. Visite el sitio web del VICP en www.hrsa.gov/vaccine-compensation/index.html o llame al 1-800-338-2382 para aprender acerca del programa y cómo presentar una reclamación. Hay un tiempo límite para presentar una reclamación para compensación.

7. ¿Cómo puedo obtener más información?

  • Pregúntele a su proveedor de atención médica
  • Llame a su departamento de salud local o estatal.
  • Visite el sitio web de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) para encontrar los prospectos de las vacunas e información adicional en www.fda.gov/vaccines-blood-biologics/vaccines.

Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC):

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention website. Vaccine information statements (VIS): Hepatitis B VIS. www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/hep-b.html. Updated October 15, 2021. Accessed October 20, 2021.

Volver arriba

  • Vacunas

    ilustración

  • Vacunas

    ilustración

Los conceptos básicos

 

Actualizado: 10/15/2021

Versión en inglés revisada por: Reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.comTodos los derechos son reservados

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.