E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Vacuna viva contra el herpes Zóster (culebrilla), ZVL - lo que usted necesita saber

Todo el siguiente contenido se ha tomado en su totalidad de la Declaración de información de la vacuna (Vaccine Information Statement, VIS) de los CDC sobre la vacuna contra la culebrilla: www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/shingles.html.

Información de revisión de los CDC para la VIS contra la culebrilla:

  • Última revisión de la página: 30 de octubre de 2019
  • Última actualización de la página: 30 de octubre de 2019
  • Fecha de emisión de VIS: 30 de octubre de 2019

Fuente del contenido: Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias

Información

¿Por qué es necesario vacunarse?

La vacuna viva contra el herpes zóster (culebrilla) puede prevenir la culebrilla.

La culebrilla (también llamada herpes zóster o simplemente zóster) es una erupción cutánea dolorosa que viene acompañada, a menudo, de ampollas. Además de la erupción, la culebrilla puede causar fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y malestar estomacal. Con muy poca frecuencia, la culebrilla puede producir neumonía, problemas de audición, ceguera, inflamación cerebral (encefalitis) o la muerte.

La complicación más común de la culebrilla es el dolor neurálgico a largo plazo llamado neuralgia posherpética (NPH). La NPH ocurre en las áreas donde estaba la erupción de la culebrilla, incluso después de que la erupción desaparece. El dolor de la NPH puede ser intenso y debilitante.

Alrededor del 10% al 18% de las personas con culebrilla experimentarán la NPH. El riesgo de NPH aumenta con la edad. Un adulto mayor con culebrilla tiene más probabilidades de desarrollar NPH y tener dolor más prolongado e intenso que una persona joven con culebrilla.

La culebrilla es causada por el virus varicela-zóster, el mismo virus que causa la varicela. Después de que usted tenga varicela, el virus permanece en el organismo y puede causar culebrilla más adelante en la vida. Usted no puede contraer la culebrilla de otra persona, pero el virus de la culebrilla puede diseminarse y provocar varicela a una persona que nunca la ha tenido o jamás se ha vacunado contra la varicela.

Vacuna viva contra la culebrilla

La vacuna viva contra la culebrilla puede proporcionar protección contra la culebrilla y la NPH.

Otro tipo de vacuna contra la culebrilla, la vacuna recombinante contra la culebrilla, es la vacuna preferida para prevenir la culebrilla. Sin embargo, la vacuna viva contra la culebrilla puede utilizarse en algunas circunstancias (por ejemplo, si una persona es alérgica a la vacuna recombinante contra la culebrilla, si prefiere la vacuna viva contra la culebrilla o si la vacuna recombinante contra la culebrilla no está disponible.)

Los adultos de 60 años y mayores que reciban la vacuna contra la culebrilla, deben recibir una dosis, administrada con inyección.

Se puede administrar la vacuna contra la culebrilla al mismo tiempo que otras vacunas.

Hable con su proveedor de atención médica.

Infórmele a su proveedor de vacunas si la persona que va a recibir la vacuna:

  • Ha tenido una reacción alérgica después de una dosis anterior de la vacuna contra la culebrilla o contra la varicela o ha tenido alergias graves, potencialmente mortales.
  • Tiene un sistema inmunitario debilitado.
  • Está embarazada o cree que puede estarlo.
  • Tiene actualmente un episodio de culebrilla.

En algunos casos, su proveedor de atención médica puede decidir posponer la vacuna contra la culebrilla para la próxima visita.

Las personas con enfermedades menores como un resfriado, pueden recibir la vacuna. Las personas moderadamente o gravemente enfermas, por lo general deben esperar hasta recuperarse completamente para recibir la vacuna viva contra la culebrilla.

Su proveedor puede darle más información.

Riesgos de una reacción a la vacuna

Enrojecimiento, dolor, inflamación o picazón en el sitio de la inyección y dolor de cabeza pueden presentarse después de recibir la vacuna viva contra la culebrilla.

En muy pocas ocasiones, la vacuna viva contra la culebrilla puede causar erupción o culebrilla.

Algunas veces, las personas se desmayan después de los procedimientos médicos, incluyendo la vacunación. Infórmele a su proveedor si se siente mareado o tiene problemas de visión o un zumbido en los oídos.

Al igual que con cualquier otro medicamento, existe una posibilidad remota de que la vacuna provoque una reacción alérgica grave, otra lesión grave o la muerte.

¿Qué hago si ocurre una reacción grave?

Una reacción alérgica puede aparecer después de que la persona que recibió la vacuna salga de la clínica. Si ve signos de una reacción alérgica grave (urticaria, hinchazón de la cara y la garganta, dificultad para respirar, ritmo cardíaco acelerado, mareos y debilidad), llame a su número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o lleve a la persona al hospital más cercano.

Para otros signos que le preocupen, llame a su proveedor de atención médica.

Las reacciones adversas deben ser reportadas al Sistema de reporte de eventos adversos derivados de las vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS). Usualmente, su proveedor de atención médica presenta este reporte o puede hacerlo usted mismo. Visite el sitio web del VAERS (vaers.hhs.gov) o llame al 1-800-822-7967.El VAERS es solo para reportar reacciones y el personal del VAERS no proporciona asesoramiento médico.

¿Dónde puedo obtener más información?

  • Pregúntele a su proveedor.
  • Llame al departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) al 1-800-232-4636 (1-800-CDC-INFO) o visite el sitio web de los CDC para vacunas.

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention website. Live zoster (shingles) vaccine, ZVL. www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/shingles.html. Updated October 30, 2019. Accessed November 1, 2019.

  • Herpes zoster (culebrilla) en el brazo - ilustración

    Esta es una imagen del herpes zoster (culebrilla) en el brazo. La enfermedad es causada por el mismo virus de la varicela y, cuando brota, sigue el trayecto de los nervios de la piel. Este patrón de distribución que se observa aquí en el brazo sigue el trayecto de un dermatome.

    Herpes zoster (culebrilla) en el brazo

    ilustración

  • Herpes zoster (culebrilla) en el tórax - ilustración

    Esta es una imagen del herpes zoster (culebrilla) en el tórax. La enfermedad es causada por el mismo virus de la varicela. Cuando el zoster brota, sigue el trayecto de los nervios de la piel. Este patrón de distribución que se observa aquí sigue el trayecto de un dermatoma. En esta fotografía se observa claramente la distribución lineal del nervio en la piel.

    Herpes zoster (culebrilla) en el tórax

    ilustración

  • Herpes zoster (culebrilla) en la mano y dedos - ilustración

    Esta es una imagen del herpes zoster (culebrilla) en la mano y dedos. La enfermedad es causada por el mismo virus de la varicela. Cuando el zoster brota, sigue el trayecto de los nervios de la piel. Este patrón de distribución se llama dermatoma.

    Herpes zoster (culebrilla) en la mano y dedos

    ilustración

  • Herpes zoster (culebrilla) en la espalda - ilustración

    Esta fotografía muestra agrupaciones de ampollas o vesículas y eritema (enrojecimiento) causados por herpes zoster (culebrilla). El patrón sigue el trayecto de un dermatoma. La aparición de las vesículas puede ir precedida de ardor o escozor. El tratamiento precoz con una medicación antiviral (dentro de las 24 horas de aparición de las vesículas) puede detener la progresión de la enfermedad o reducir el tiempo de la infección activa.

    Herpes zoster (culebrilla) en la espalda

    ilustración

  • Vacunas - ilustración

    Las vacunas se utilizan para reforzar su sistema inmunitario y prevenir muchas enfermedades, algunas de las cuales son graves o potencialmente mortales. Las vacunas le “enseñan” a su cuerpo cómo defenderse cuando los gérmenes, como los virus o bacterias, lo invaden. Después de la exposición a la vacuna, su sistema inmunitario aprende a reconocer y atacar los virus o bacterias si usted está expuesto a ellos posteriormente en la vida. Como resultado, usted no se enfermará. O, si se enferma, probablemente tendrá una infección más leve. Las vacunas son muy seguras y efectivas al proteger contra ciertas enfermedades graves.

    Vacunas

    ilustración

    • Herpes zoster (culebrilla) en el brazo - ilustración

      Esta es una imagen del herpes zoster (culebrilla) en el brazo. La enfermedad es causada por el mismo virus de la varicela y, cuando brota, sigue el trayecto de los nervios de la piel. Este patrón de distribución que se observa aquí en el brazo sigue el trayecto de un dermatome.

      Herpes zoster (culebrilla) en el brazo

      ilustración

    • Herpes zoster (culebrilla) en el tórax - ilustración

      Esta es una imagen del herpes zoster (culebrilla) en el tórax. La enfermedad es causada por el mismo virus de la varicela. Cuando el zoster brota, sigue el trayecto de los nervios de la piel. Este patrón de distribución que se observa aquí sigue el trayecto de un dermatoma. En esta fotografía se observa claramente la distribución lineal del nervio en la piel.

      Herpes zoster (culebrilla) en el tórax

      ilustración

    • Herpes zoster (culebrilla) en la mano y dedos - ilustración

      Esta es una imagen del herpes zoster (culebrilla) en la mano y dedos. La enfermedad es causada por el mismo virus de la varicela. Cuando el zoster brota, sigue el trayecto de los nervios de la piel. Este patrón de distribución se llama dermatoma.

      Herpes zoster (culebrilla) en la mano y dedos

      ilustración

    • Herpes zoster (culebrilla) en la espalda - ilustración

      Esta fotografía muestra agrupaciones de ampollas o vesículas y eritema (enrojecimiento) causados por herpes zoster (culebrilla). El patrón sigue el trayecto de un dermatoma. La aparición de las vesículas puede ir precedida de ardor o escozor. El tratamiento precoz con una medicación antiviral (dentro de las 24 horas de aparición de las vesículas) puede detener la progresión de la enfermedad o reducir el tiempo de la infección activa.

      Herpes zoster (culebrilla) en la espalda

      ilustración

    • Vacunas - ilustración

      Las vacunas se utilizan para reforzar su sistema inmunitario y prevenir muchas enfermedades, algunas de las cuales son graves o potencialmente mortales. Las vacunas le “enseñan” a su cuerpo cómo defenderse cuando los gérmenes, como los virus o bacterias, lo invaden. Después de la exposición a la vacuna, su sistema inmunitario aprende a reconocer y atacar los virus o bacterias si usted está expuesto a ellos posteriormente en la vida. Como resultado, usted no se enfermará. O, si se enferma, probablemente tendrá una infección más leve. Las vacunas son muy seguras y efectivas al proteger contra ciertas enfermedades graves.

      Vacunas

      ilustración

    Los conceptos básicos

     

      Cuidados personales

       

        Qué detecta esta prueba Vacuna viva contra el herpes Zóster (culebrilla), ZVL - lo que usted necesita saber

         

          Actualizado: 11/1/2019

          Versión en inglés revisada por: David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team. Editorial update 11/01/2019.

          La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
          © 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

           
           
           

           

           

          Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
          Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos