English Version
 
E-mail Form
Email Results

 
 
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Anestesia raquídea y epidural

Anestesia intratecal; Anestesia subaracnoidea; Epidural

Las anestesias raquídea y epidural son procesos para aplicar medicamentos que insensibilizan partes del cuerpo para bloquear el dolor. Estos se aplican por medio de inyecciones en la columna vertebral o a su alrededor.

Descripción

El médico que le aplica la anestesia epidural o raquídea se llama anestesiólogo. 

Primero, se limpia la zona de la espalda donde se introducirá la aguja con una solución especial. La zona también se puede insensibilizar con un anestésico local.

Usted puede recibir líquidos a través de una vía intravenosa (IV, en una vena). También le pueden dar un medicamento a través de esta vía para ayudarlo a relajarse.

Para la anestesia epidural:

  • El médico inyecta el medicamento exactamente por fuera del saco de líquido alrededor de la médula espinal, denominado espacio epidural.
  • El medicamento insensibiliza o bloquea la sensibilidad en una cierta parte del cuerpo para que usted pueda sentir ya sea menos o nada de dolor dependiendo del procedimiento.
  • Empieza a hacer efecto en aproximadamente 10 a 20 minutos y funciona bien para procedimientos más largos. A las mujeres con frecuencia se les aplica anestesia epidural durante el parto.
  • Con frecuencia, se deja una sonda (catéter) pequeña en el lugar. Usted puede recibir más medicamento a través del catéter para ayudar a controlar el dolor durante o después del procedimiento.

Para una anestesia raquídea:

  • El anestesiólogo inyecta medicamento dentro del líquido alrededor de la médula espinal. Esto por lo regular se hace sólo una vez, de esta manera usted no necesitará que le pongan un catéter.
  • El medicamento empieza a hacer efecto inmediatamente.

Durante el procedimiento, se revisarán el nivel de oxígeno en la sangre, el pulso y la presión arterial. Después del procedimiento, usted tendrá un vendaje donde le insertaron la aguja.

Por qué se realiza el procedimiento

Las anestesias epidural y raquídea funcionan bien para ciertos procedimientos y no necesitan que se coloque un tubo respiratorio en la tráquea). Las personas por lo regular recuperan sus sentidos mucho más rápido. Algunas veces, ellos tienen que esperar a que el efecto de la anestesia desaparezca para que puedan caminar u orinar.

La anestesia raquídea con frecuencia se utiliza para procedimientos genitales, de las vías urinarias o de la parte inferior del cuerpo.

La anestesia epidural con frecuencia se usa durante el período de dilatación y el parto, al igual que con la cirugía en la pelvis y las piernas.

Las anestesias epidural y raquídea con frecuencia se emplean cuando:

  • El procedimiento o el período de dilatación es demasiado doloroso sin ningún analgésico.
  • El procedimiento es en el abdomen, las piernas o los pies.
  • El cuerpo puede permanecer en una posición cómoda durante el procedimiento.
  • Usted quiere menos medicamentos sistémicos y menos "resaca" de la que tendría con anestesia general.

Riesgos

Las anestesias epidural y raquídea generalmente son seguras. Pregúntele al médico acerca de estas complicaciones:

  • Reacción alérgica a la anestesia empleada
  • Sangrado alrededor de la columna vertebral (hematoma)
  • Dificultad para orinar
  • Caída en la presión arterial
  • Infección en la columna vertebral (meningitis o absceso)
  • Daño neurológico
  • Convulsiones (esto es raro)
  • Dolor de cabeza fuerte

Antes del procedimiento

Coméntele a su proveedor de atención médica:

  • Si está o podría estar embarazada.
  • Qué fármacos está tomando, incluso medicamentos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.

Durante los días antes del procedimiento:

  • Coméntele al médico acerca de cualquier alergia o problemas de salud que tenga, qué medicamentos está tomando y qué tipo de anestesia o sedación ha recibido antes.
  • Si el procedimiento es planeado, le pueden solicitar que deje de tomar ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil, Motrin), warfarina (Coumadin) y otros medicamentos anticoagulantes.
  • Pregúntele al médico qué fármacos debe tomar aun el día de la cirugía.
  • Haga los arreglos para que un adulto responsable lo transporte hasta y desde el hospital o clínica.
  • Si fuma, trate de dejar el hábito. Pídale ayuda a su proveedor para dejar de fumar.

En el día del procedimiento:

  • Siga las instrucciones sobre cuándo dejar de beber y comer.
  • No tome alcohol la noche anterior y en el día del procedimiento.
  • Tome los fármacos que el médico le recomendó con un pequeño sorbo de agua.
  • Siga las instrucciones sobre a qué hora debe llegar al hospital. Asegúrese de llegar a tiempo.

Después del procedimiento

Después de cualquier tipo de anestesia:

  • Usted permanecerá en la cama hasta que tenga sensibilidad en las piernas y pueda caminar.
  • Puede sentir náuseas y también mareos y cansancio. Estos efectos secundarios generalmente desaparecen pronto.
  • Puede sentirse cansado.

El personal de enfermería puede pedirle que trate de orinar. Esto es para asegurarse de que los músculos de su vejiga funcional. La anestesia relaja los músculos de la vejiga, haciendo difícil que pueda orinar. Esto puede causar una infección urinaria.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las personas no sienten dolor durante las anestesias epidural y raquídea y se recuperan por completo.

Referencias

Hernandez A, Sherwood ER. Anesthesiology principles, pain management, and conscious sedation. In: Townsend CM Jr, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 14.

Macfarlane AJR, Brull R, Chan VWS. Spinal, epidural, and caudal anesthesia. In: Pardo MC, Miller RD, eds. Basics of Anesthesia. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 17.

        Los conceptos básicos

         

        Cuidados personales

         

          Qué detecta esta prueba Anestesia raquídea y epidural

           
             

            Actualizado: 4/15/2019

            Versión en inglés revisada por: James Cyriac, MD, Anesthesiologist, Kaiser Permanente, Portland, OR. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

            La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
            adam.com

             
             
             

             

             

            Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
            Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos