Navegar A-Z

 
E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Anisocoria

Agrandamiento de una pupila; Pupilas de diferente tamaño; Ojos/pupilas de diferente tamaño

Es el tamaño desigual de las pupilas. La pupila es la parte negra en el centro del ojo. Se agranda con la luz tenue y se hace más pequeña con la luz brillante.

Consideraciones

Las diferencias ligeras en el tamaño de las pupilas se encuentran hasta en 1 de cada 5 personas sanas. En la mayoría de los casos, la diferencia en el diámetro es de menos de 0.5 mm, pero puede ser hasta de 1 mm.

Los bebés que nacen con pupilas de diferente tamaño pueden no tener ningún trastorno subyacente. Si otros miembros de la familia tienen también pupilas similares, entonces la diferencia en el tamaño de la pupila podría ser genética y no es motivo de preocupación.

Además, por razones desconocidas, las pupilas pueden diferir temporalmente de tamaño. Si no hay otros síntomas y las pupilas retornan a la normalidad, entonces no hay de qué preocuparse.

Las pupilas de un tamaño desigual de más de 1 mm, que se presentan posteriormente en la vida y no retornan a su tamaño normal, pueden ser un signo de una enfermedad ocular, cerebral, vascular o neurológica.

Causas

El uso de gotas para los ojos es una causa común de un cambio inofensivo del tamaño de las pupilas. Asimismo, otros medicamentos que llegan a los ojos, por ejemplo, el medicamento de inhaladores para el asma, pueden cambiar el tamaño de las pupilas.

Otras causas de tamaños desiguales de las pupilas pueden incluir:

  • Aneurisma en el cerebro
  • Sangrado en el interior del cráneo causado por traumatismo craneal
  • Tumor cerebral o absceso (como la lesión pontina)
  • Presión excesiva en un ojo causada por glaucoma
  • Aumento de la presión intracraneal debido a hinchazón del cerebro, hemorragia intracraneal, accidente cerebrovascular (ataque cerebral) agudo o tumor intracraneal
  • Infección de las membranas que rodean el cerebro (meningitis o encefalitis)
  • Migraña
  • Convulsiones (la diferencia del tamaño de las pupilas puede permanecer mucho tiempo después de terminada la convulsión)
  • Un tumor, masa o ganglio linfático en la parte superior del tórax o un ganglio linfático que causa presión sobre un nervio pueden provocar disminución de la sudoración, una pupila pequeña o párpado caído todo en el lado afectado (síndrome de Horner)
  • Accidente cerebrovascular
  • Lesión a la arteria carótida o vertebral
  • Parálisis del nervio oculomotor asociada con diabetes
  • Cirugía ocular previa de cataratas

Cuidados en el hogar

El tratamiento depende de la causa del tamaño desigual en las pupilas. Debe consultar a un proveedor de atención médica si presenta cambios súbitos que provocan un tamaño desigual en las pupilas.

Cuándo contactar a un profesional médico

Contacte a un proveedor si presenta cambios súbitos, persistentes o inexplicables del tamaño de las pupilas. Si hay cualquier cambio reciente en el tamaño de las pupilas puede ser un signo de una afección muy seria.

Si tiene las pupilas de tamaño diferente después de una lesión ocular o un traumatismo craneal, consiga ayuda médica de inmediato.

Busque siempre atención médica inmediata si el tamaño diferente de las pupilas ocurre junto con:

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Su proveedor llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de los síntomas y la historia clínica, incluso:

  • ¿Es esto nuevo para usted o sus pupilas han sido alguna vez de tamaños diferentes antes? ¿Cuándo comenzó?
  • ¿Presenta otros problemas de la visión como visión borrosa, visión doble o sensibilidad a la luz?
  • ¿Se presenta pérdida de la visión?
  • ¿Tiene dolor en el ojo?
  • ¿Presenta otros síntomas como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, fiebre o rigidez en el cuello?

Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

El tratamiento depende de la causa del problema.

Referencias

Balcer JL. Pupillary disorders. In: Liu GT, Volpe NJ, Galetta SL, eds. Liu, Volpe, and Galetta's Neuro-Ophthalmology. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 13.

Cheng KP. Ophthalmology. In: Zitelli BJ, McIntire SC, Nowalk AJ, eds. Zitelli and Davis' Atlas of Pediatric Physical Diagnosis. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 20.

Thurtell MJ, Rucker JC. Pupillary and eyelid abnormalities. In: Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, Newman NJ, eds. Bradley and Daroff's Neurology in Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 17.

  • Pupila normal - ilustración

    Generalmente, las pupilas de una persona tienen una apariencia simétrica, pero en ciertos casos el tamaño de las pupilas puede variar. En ocasiones, un tamaño de pupila diferente es hereditario y no existe ningún trastorno subyacente. También se puede deber a infección, tumores, enfermedad o trauma.

    Pupila normal

    ilustración

  • Pupila normal - ilustración

    Generalmente, las pupilas de una persona tienen una apariencia simétrica, pero en ciertos casos el tamaño de las pupilas puede variar. En ocasiones, un tamaño de pupila diferente es hereditario y no existe ningún trastorno subyacente. También se puede deber a infección, tumores, enfermedad o trauma.

    Pupila normal

    ilustración


Actualizado: 5/4/2021

Versión en inglés revisada por: Joseph V. Campellone, MD, Department of Neurology, Cooper Medical School at Rowan University, Camden, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos