English Version
 
E-mail Form
Email Results

 
 
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Dolor articular

Rigidez de una articulación; Dolor - articulaciones; Artralgia; Artritis

El dolor articular puede afectar una o más articulaciones.

Causas

El dolor articular puede ser causado por muchos tipos de lesiones o afecciones. Puede estar relacionado con artritis, bursitis y dolor muscular. Sin importar la causa, puede ser muy molesto. Algunos factores que pueden causar dolor articular son:

Los signos de inflamación en las articulaciones incluyen:

  • Inflamación
  • Temperatura elevada en el área
  • Sensibilidad
  • Enrojecimiento
  • Dolor con el movimiento

Cuidados en el hogar

Siga la recomendación del proveedor de atención médica para el tratamiento de la causa del dolor.

Cuando el dolor articular no es ocasionado por artritis, tanto el reposo como el ejercicio son importantes. Se deben utilizar baños tibios, masajes y ejercicios de estiramiento con la mayor frecuencia posible.

El acetaminofén (Tylenol) puede ayudar a que el dolor mejore.

Los medicamentos antinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno o naproxeno pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. Consulte con el proveedor antes de administrar ácido acetilsalicílico (aspirina) o AINE, como ibuprofeno, a los niños.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor si:

  • Tiene fiebre que no está asociada con síntomas de gripe.
  • Ha perdido 4.5 kg (10 libras) o más sin haberlo intentado (pérdida de peso involuntaria).
  • El dolor articular dura más de varios días.
  • Tiene hinchazón y dolor articular intensos e inexplicables, particularmente si tiene otros síntomas inexplicables.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Su proveedor le hará preguntas acerca de su historia clínica y sus síntomas, como las siguientes:

  • ¿Cuál es la articulación que duele? ¿Se siente dolor en uno o en ambos lados?
  • ¿Qué provocó el dolor y cada cuánto lo ha tenido? ¿Lo ha tenido antes?
  • ¿Comenzó el dolor de manera repentina e intensa o lenta y leve?
  • ¿Es un dolor constante o intermitente? ¿Ha aumentado la intensidad del dolor?
  • ¿Se ha lesionado la articulación?
  • ¿Ha tenido una enfermedad, salpullido o fiebre?
  • ¿Empeora o mejora el dolor con el reposo o el movimiento? ¿Ciertas posiciones son más o menos cómodas? ¿Ayuda el hecho de mantener la articulación elevada?
  • ¿Se reduce el dolor con medicamentos, masajes o la aplicación de calor?
  • ¿Qué otros síntomas tiene?
  • ¿Se presenta algún entumecimiento?
  • ¿Puede doblar y enderezar la articulación? ¿Siente rigidez en la articulación?
  • ¿Se presenta rigidez articular en la mañana? De ser así, ¿cuánto dura?
  • ¿Qué hace mejorar la rigidez?

Le realizarán un examen físico buscando signos de anormalidades en las articulaciones, incluyendo:

  • Inflamación 
  • Sensibilidad
  • Temperatura elevada en el área
  • Dolor con el movimiento
  • Anormalidades de movimiento como limitación, soltura de la articulación y sensación de rechinido 

Los exámenes que pueden realizarse son:

El tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) que incluyen ibuprofen, naproxeno o indometacin
  • Inyecciones de medicamentos corticosteroides directamente en la articulación 
  • Antibióticos y drenaje quirúrgico frecuente, en caso de infección (generalmente requiere hospitalización)
  • Fisioterapia para la rehabilitación de los músculos y las articulaciones

Referencias

Bykerk VP, Crow MK. Approach to the patient with rheumatic disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 241.

Davis JM, Moder KG, Hunder GG. History and physical examination of the musculoskeletal system. In: Firestein GS, Budd RC, Gabriel SE, McInnes IB, O'Dell JR, eds. Kelley and Firestein's Textbook of Rheumatology. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 40.

  • El esqueleto - ilustración

    El esqueleto consta de cuatro grupos de huesos que protegen y mueven el cuerpo.

    El esqueleto

    ilustración

  • Estructura de las articulaciones - ilustración

    Las articulaciones, en particular las articulaciones en bisagra como el hombro y la rodilla, son estructuras complejas formadas por hueso, músculos, membrana sinovial, cartílago y ligamentos, que están diseñados para soportar peso y movilizar el cuerpo a través del espacio. La rodilla está compuesta por el fémur (hueso del muslo), en la parte superior, y la tibia (hueso de la espinilla) y el peroné en la parte inferior. La rótula se desliza a través de un surco poco profundo en la parte frontal de la porción inferior del fémur. Los ligamentos y tendones se conectan a los tres huesos de la rodilla, los cuales están contenidos en la cápsula de la articulación (membrana sinovial) y son amortiguados por el cartílago.

    Estructura de las articulaciones

    ilustración

    • El esqueleto - ilustración

      El esqueleto consta de cuatro grupos de huesos que protegen y mueven el cuerpo.

      El esqueleto

      ilustración

    • Estructura de las articulaciones - ilustración

      Las articulaciones, en particular las articulaciones en bisagra como el hombro y la rodilla, son estructuras complejas formadas por hueso, músculos, membrana sinovial, cartílago y ligamentos, que están diseñados para soportar peso y movilizar el cuerpo a través del espacio. La rodilla está compuesta por el fémur (hueso del muslo), en la parte superior, y la tibia (hueso de la espinilla) y el peroné en la parte inferior. La rótula se desliza a través de un surco poco profundo en la parte frontal de la porción inferior del fémur. Los ligamentos y tendones se conectan a los tres huesos de la rodilla, los cuales están contenidos en la cápsula de la articulación (membrana sinovial) y son amortiguados por el cartílago.

      Estructura de las articulaciones

      ilustración

    Los conceptos básicos

     

      Cuidados personales

       

      Qué detecta esta prueba Dolor articular

       
       

      Actualizado: 1/21/2020

      Versión en inglés revisada por: Gordon A. Starkebaum, MD, MACR, ABIM Board Certified in Rheumatology, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

      La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
      adam.com

       
       
       

       

       

      Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
      Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos