E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Bullas

Son ampollas grandes en la piel que están llenas de un líquido transparente. Pueden ser causadas por muchas afecciones cutáneas diferentes. Pueden ser causadas por una infección o por inflamación de la piel.

Referencias

Dinulos JGH. Principles of diagnosis and anatomy. In: Dinulos JGH, ed. Habif's Clinical Dermatology: A Color Guide in Diagnosis and Therapy. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 1.

Dinulos JGH. Vesicular and bullous diseases. In: Dinulos JGH, ed. Habif's Clinical Dermatology: A Color Guide in Diagnosis and Therapy. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 16.

  • Penfigoide buloso - vista de cerca de ampollas muy llenas - ilustración

    El pénfigo está clasificado como una de las enfermedades que producen ampollas. Este es un acercamiento de las lesiones típicas. Las ampollas muy pequeñas se llaman vesículas y las ampollas grandes, como éstas, se denominan bullas.

    Penfigoide buloso - vista de cerca de ampollas muy llenas

    ilustración

  • Hiedra venenosa en la rodilla - ilustración

    Este es un ejemplo típico de la aparición temprana de una erupción por hiedra venenosa, en la rodilla. Las lesiones tempranas consisten en múltiples ampollas pequeñas (vesículas), frecuentemente alineadas en el área de la piel que ha rozado contra la planta. Luego, si la persona se rasca, puede distribuir la toxina a otras partes del cuerpo.

    Hiedra venenosa en la rodilla

    ilustración

  • Hiedra venenosa en la pierna - ilustración

    Esta es la apariencia inicial característica de una erupción por hiedra venenosa, localizada en una pierna. Estas lesiones iniciales consisten en múltiples ampollas pequeñas (vesículas), a menudo en una línea en donde la piel ha rozado contra la hiedra venenosa. La erupción es causada por el contacto de la piel con la savia oleaginosa (o resina) de estas plantas. Esta resina oleaginosa por lo general penetra rápidamente en la piel y rara vez se transfiere de una persona a otra. La erupción no es causada por el líquido de las ampollas; de tal manera que, una vez que la persona ha eliminado el aceite de la piel, la erupción usualmente no es contagiosa.

    Hiedra venenosa en la pierna

    ilustración

    • Penfigoide buloso - vista de cerca de ampollas muy llenas - ilustración

      El pénfigo está clasificado como una de las enfermedades que producen ampollas. Este es un acercamiento de las lesiones típicas. Las ampollas muy pequeñas se llaman vesículas y las ampollas grandes, como éstas, se denominan bullas.

      Penfigoide buloso - vista de cerca de ampollas muy llenas

      ilustración

    • Hiedra venenosa en la rodilla - ilustración

      Este es un ejemplo típico de la aparición temprana de una erupción por hiedra venenosa, en la rodilla. Las lesiones tempranas consisten en múltiples ampollas pequeñas (vesículas), frecuentemente alineadas en el área de la piel que ha rozado contra la planta. Luego, si la persona se rasca, puede distribuir la toxina a otras partes del cuerpo.

      Hiedra venenosa en la rodilla

      ilustración

    • Hiedra venenosa en la pierna - ilustración

      Esta es la apariencia inicial característica de una erupción por hiedra venenosa, localizada en una pierna. Estas lesiones iniciales consisten en múltiples ampollas pequeñas (vesículas), a menudo en una línea en donde la piel ha rozado contra la hiedra venenosa. La erupción es causada por el contacto de la piel con la savia oleaginosa (o resina) de estas plantas. Esta resina oleaginosa por lo general penetra rápidamente en la piel y rara vez se transfiere de una persona a otra. La erupción no es causada por el líquido de las ampollas; de tal manera que, una vez que la persona ha eliminado el aceite de la piel, la erupción usualmente no es contagiosa.

      Hiedra venenosa en la pierna

      ilustración


    Actualizado: 10/10/2020

    Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

    La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
    © 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

     
     
     

     

     

    Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
    Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos