E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Movimientos - descoordinados

Falta de coordinación; Pérdida de la coordinación; Alteración de la coordinación; Ataxia; Torpeza; Movimiento descoordinado

El movimiento descoordinado se debe a un problema con el control muscular que ocasiona una incapacidad para coordinar los movimientos. Esto lleva a que se presente un movimiento espasmódico, inestable y de vaivén de la mitad del cuerpo (tronco) y marcha inestable (estilo de caminar). Este puede también afectar las extremidades.

El nombre médico de esta afección es ataxia.

Consideraciones

El movimiento elegante y suave requiere de un equilibrio entre los diferentes grupos de músculos. Este equilibrio lo controla una parte del cerebro denominada cerebelo.

La ataxia puede afectar de manera severa las actividades cotidianas.   

Causas

Las enfermedades que lesionan el cerebelo, la médula espinal y los nervios periféricos pueden interferir con el movimiento muscular normal. El resultado es el movimiento muscular tosco, espasmódico y descoordinado.

Las lesiones o enfermedades cerebrales que pueden causar movimientos descoordinados incluyen:

Intoxicación o efectos tóxicos ocasionados por:

  • Alcohol
  • Ciertos medicamentos
  • Metales pesados como el mercurio, el talio y el plomo
  • Disolventes como el tolueno o el tetracloruro de carbono
  • Drogas ilícitas

Otras causas incluyen:

  • Ciertos cánceres en los cuales pueden aparecer síntomas de movimiento descoordinado meses o años antes de que se diagnostique el cáncer (lo que se denomina síndrome paraneoplásico)
  • Problemas con los nervios en las piernas (neuropatía)
  • Lesión a la columna o enfermedad que ocasione daño en la médula espinal (como las fracturas por compresión de la columna)

Cuidados en el hogar

Una evaluación de la seguridad en el hogar por parte de un fisioterapeuta puede ayudar.

Tome medidas para hacer más fácil y seguro el movimiento en el hogar. Por ejemplo, evite el desorden, mantenga los pasillos despejados y retire alfombras u otros objetos que podrían provocar caídas o resbalones.

A las personas con esta afección se las debe motivar para que participen en las actividades normales. Los miembros de la familia deben tener mucha paciencia con una persona que tiene mala coordinación. Tómese tiempo para demostrarle a la persona cómo realizar las tareas de una manera más sencilla. Aproveche las fortalezas de la persona afectada y evite sus debilidades.

Pregúntele al proveedor de atención médica si sería útil usar ayuda para caminar, como bastones o caminadores.

Las personas con ataxia son más propensas a las caídas. Consulte con su proveedor sobre las medidas para evitar las caídas.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

  • Una persona tiene problemas de coordinación inexplicables
  • La falta de coordinación dura más de unos pocos minutos

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

En situaciones de emergencia, primero se estabiliza al paciente para que los síntomas no empeoren.

El proveedor llevará a cabo un examen físico que puede incluir:

  • Una evaluación detallada del sistema nervioso y los músculos, prestando atención cuidadosa a la marcha, el equilibrio y la coordinación para apuntar con los dedos de las manos y de los pies.
  • Se le solicitará ponerse de pie con los pies juntos y los ojos cerrados. Esto se denomina el examen de Romberg. Si pierde el equilibrio, esto es un signo de pérdida del sentido de la posición. En este caso, el examen se considera positivo.

Las preguntas de la historia clínica pueden incluir:

Los exámenes que se pueden realizar incluyen:

Es posible que sea necesario remitirlo a un especialista para hacer diagnóstico y tratamiento. Si un problema específico está causando la ataxia, se tratará el problema. Por ejemplo, si un medicamento está causando problemas de coordinación, éste puede cambiarse o suspenderse. Es posible que otras causas no sean tratables. El proveedor puede darle más información.

Referencias

Jankovic J, Lang AE. Diagnosis and assessment of Parkinson disease and other movement disorders. In: Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, Newman NJ, eds. Bradley and Daroff's Neurology in Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 24.

Okun MS, Lang AE. Other movement disorders. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 382.

        Cuidados personales

         

          Qué detecta esta prueba Movimientos - descoordinados

           

            Actualizado: 1/28/2021

            Versión en inglés revisada por: Evelyn O. Berman, MD, Assistant Professor of Neurology and Pediatrics at University of Rochester, Rochester, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

            La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
            © 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

             
             
             

             

             

            Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
            Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos