English Version
 
E-mail Form
Email Results

 
 
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Calambres musculares

Calambres en los músculos

Los calambres musculares se presentan cuando un músculo se tensiona (contrae) sin intención de tensarlo y no se relaja. Los calambres pueden comprometer todo o parte de uno o más músculos.

Los grupos musculares más comúnmente involucrados son los siguientes: 

  • Parte posterior de la pierna/pantorrilla
  • Parte posterior del muslo (corva)
  • Parte frontal del muslo (cuádriceps)

Los calambres en los pies, las manos, los brazos, el abdomen, y a lo largo de la caja torácica también son muy comunes.

Los calambres musculares son comunes y se pueden detener estirando el músculo. El músculo afectado por el calambre se puede sentir duro o abultado.

Consideraciones

Los calambres musculares son diferentes de las fasciculaciones musculares, las cuales se abordan por separado en otro artículo.

Causas

Los calambres musculares son comunes y con frecuencia se presentan cuando un músculo se sobrecarga o se lesiona. Entrenar cuando usted no ha tomado los líquidos suficientes (está deshidratado) o cuando usted tiene niveles bajos de minerales, como potasio o calcio, también puede hacerlo más propenso a tener un espasmo muscular.

Los calambres musculares pueden ocurrir mientras usted practica tenis o golf, bolos, natación o hace cualquier otro ejercicio.

También pueden ser provocados por:

Cuidados en el hogar

Si usted tiene un calambre muscular, suspenda su actividad y trate de hacer estiramiento y masajear el músculo afectado.

El calor relajará el músculo cuando el espasmo empiece, pero el hielo puede servir cuando el dolor haya mejorado.

Si el músculo todavía duele, los antinflamatorios no esteroides pueden ayudar con el dolor. Si los calambres musculares son intensos, su proveedor de atención médica puede recetarle otros medicinas.

La causa más común de calambres musculares durante la actividad deportiva es no tomar suficiente líquido. Con frecuencia, tomar agua los aliviará. Sin embargo, el agua sola no siempre ayuda. Las sales efervescentes o las bebidas para deportistas, las cuales también reponen los minerales perdidos, pueden ser útiles.

Otras sugerencias para aliviar los calambres musculares:

  • Cambie sus entrenamientos de manera que usted esté ejercitándose dentro de sus capacidades.
  • Tome bastante líquido mientras hace ejercicio y aumente la ingesta de potasio (el jugo de naranja y los bananos son grandes fuentes de este elemento).
  • Haga estiramiento para mejorar la flexibilidad.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte a su proveedor de atención si los calambres musculares:

  • Son fuertes.
  • No desaparecen con el simple estiramiento.
  • Siguen reapareciendo.
  • Duran mucho tiempo.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Su proveedor de atención lo examinará y le hará preguntas acerca de los síntomas y la historia clínica, tales como: 

Se pueden hacer exámenes de sangre para verificar lo siguiente:

  • El metabolismo del calcio, el potasio o el magnesio
  • El funcionamiento del riñón
  • El funcionamiento de la tiroides

Se pueden prescribir analgésicos.

Referencias

Grove AJ, Gómez J. Environmental illness. In: Miller MD, Thompson SR, eds. DeLee and Drez's Orthopaedic Sports Medicine. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 25.

Wang LH, Lopate G, Pestronk A. Muscle pain and cramps. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 28.

  • Estiramiento del tórax - ilustración

    Entrelace las manos estiradas en la espalda con las palmas hacia arriba. Ejerza fuerza con las manos hacia abajo y presione los omoplatos. Se debe sacar el pecho y mantenerse así durante 10 a 20 segundos, con lo cual se debe sentir el estiramiento en la parte superior de los brazos y en el tórax.

    Estiramiento del tórax

    ilustración

  • Estiramiento de la ingle - ilustración

    Párese con las piernas bastante apartadas y desplace el peso hacia un lado, doblando ligeramente la rodilla, pero no más allá del tobillo, es decir, que se pueda mirar hacia abajo y se vean los dedos de los pies. Se debe sentir el estiramiento en la pierna opuesta que permanece extendida. Ambos pies permanecen derechos en el suelo mirando hacia adelante. Esta posición debe mantenerse por 10 a 20 segundos para luego recostarse hacia el otro lado.

    Estiramiento de la ingle

    ilustración

  • Estiramiento de los tendones isquiotibiales - ilustración

    Estiramiento de los tendones isquiotibiales

    ilustración

  • Estiramiento de la cadera - ilustración

    Párese con un pie al frente y el peso distribuido por igual entre ambos pies. Doble ambas rodillas y levante el talón posterior del suelo. Adelante la pelvis de tal manera que la espalda quede recta. (Se puede recostar contra una pared o columna para mantener el equilibrio). Manténgase en esa posición por 10 a 20 segundos y luego repítala en el otro lado. Se debe sentir el estiramiento en la parte anterior de la cadera y en el abdomen.

    Estiramiento de la cadera

    ilustración

  • Estiramiento del muslo - ilustración

    Sosténgase de algo para mantener el equilibrio. Estando parado sobre una pierna, sujete el pie de la otra pierna, mantenga la rodilla apuntando hacia abajo y hale hacia arriba con una ligera presión, aunque no es necesario halar hasta alcanzar los glúteos. En caso de sentirse incómodo o sentir dolor, se debe a que se ejerce demasiada tensión sobre la articulación de la rodilla. Mantenga el pie atrás por 10 a 20 segundos y luego cambie de lado. Con este ejercicio, se debe sentir el estiramiento en la parte anterior del muslo.

    Estiramiento del muslo

    ilustración

  • Estiramiento del tríceps - ilustración

    Lleve uno de los codos al otro lado del cuerpo, hacia el hombro opuesto, utilizando la otra mano para acercarlo más a dicho hombro. Mantenga esta posición por 10 a 20 segundos y luego cambie de lado. Método alterno: eleve el brazo sobre la cabeza y doble el codo completamente de tal manera que la mano quede por detrás del cuello, utilizando el otro brazo para estabilizar el codo. Mantenga esta posición por 10 a 20 segundos y luego cambie de lado. Ambos tipos de estiramiento se deben sentir en la parte posterior del brazo.

    Estiramiento del tríceps

    ilustración

    • Estiramiento del tórax - ilustración

      Entrelace las manos estiradas en la espalda con las palmas hacia arriba. Ejerza fuerza con las manos hacia abajo y presione los omoplatos. Se debe sacar el pecho y mantenerse así durante 10 a 20 segundos, con lo cual se debe sentir el estiramiento en la parte superior de los brazos y en el tórax.

      Estiramiento del tórax

      ilustración

    • Estiramiento de la ingle - ilustración

      Párese con las piernas bastante apartadas y desplace el peso hacia un lado, doblando ligeramente la rodilla, pero no más allá del tobillo, es decir, que se pueda mirar hacia abajo y se vean los dedos de los pies. Se debe sentir el estiramiento en la pierna opuesta que permanece extendida. Ambos pies permanecen derechos en el suelo mirando hacia adelante. Esta posición debe mantenerse por 10 a 20 segundos para luego recostarse hacia el otro lado.

      Estiramiento de la ingle

      ilustración

    • Estiramiento de los tendones isquiotibiales - ilustración

      Estiramiento de los tendones isquiotibiales

      ilustración

    • Estiramiento de la cadera - ilustración

      Párese con un pie al frente y el peso distribuido por igual entre ambos pies. Doble ambas rodillas y levante el talón posterior del suelo. Adelante la pelvis de tal manera que la espalda quede recta. (Se puede recostar contra una pared o columna para mantener el equilibrio). Manténgase en esa posición por 10 a 20 segundos y luego repítala en el otro lado. Se debe sentir el estiramiento en la parte anterior de la cadera y en el abdomen.

      Estiramiento de la cadera

      ilustración

    • Estiramiento del muslo - ilustración

      Sosténgase de algo para mantener el equilibrio. Estando parado sobre una pierna, sujete el pie de la otra pierna, mantenga la rodilla apuntando hacia abajo y hale hacia arriba con una ligera presión, aunque no es necesario halar hasta alcanzar los glúteos. En caso de sentirse incómodo o sentir dolor, se debe a que se ejerce demasiada tensión sobre la articulación de la rodilla. Mantenga el pie atrás por 10 a 20 segundos y luego cambie de lado. Con este ejercicio, se debe sentir el estiramiento en la parte anterior del muslo.

      Estiramiento del muslo

      ilustración

    • Estiramiento del tríceps - ilustración

      Lleve uno de los codos al otro lado del cuerpo, hacia el hombro opuesto, utilizando la otra mano para acercarlo más a dicho hombro. Mantenga esta posición por 10 a 20 segundos y luego cambie de lado. Método alterno: eleve el brazo sobre la cabeza y doble el codo completamente de tal manera que la mano quede por detrás del cuello, utilizando el otro brazo para estabilizar el codo. Mantenga esta posición por 10 a 20 segundos y luego cambie de lado. Ambos tipos de estiramiento se deben sentir en la parte posterior del brazo.

      Estiramiento del tríceps

      ilustración

    Cuidados personales

     

    Qué detecta esta prueba Calambres musculares

     
       

      Actualizado: 6/28/2018

      Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

      La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
      adam.com

       
       
       

       

       

      Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
      Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos