E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Plexopatía braquial

Neuropatía del plexo braquial; Disfunción del plexo braquial; Síndrome de Parsonage-Turner; Síndrome de Pancoast

La plexopatía braquial es una forma de neuropatía periférica. Se presenta cuando hay daño en el plexo braquial. Esta es un área a cada lado del cuello en donde las raíces nerviosas de la médula espinal se dividen en los nervios de cada brazo.

El daño a estos nervios provoca dolor, disminución del movimiento o de sensibilidad en el brazo y el hombro.

Causas

El daño al plexo braquial generalmente está relacionado con una lesión directa al nervio, lesiones por estiramiento (entre ellas, traumatismo al nacer), presión por tumores en la zona (especialmente por tumores pulmonares) o daño como consecuencia de la radioterapia.

La disfunción del plexo braquial también puede estar asociada con:

  • Anomalías congénitas que ejercen presión sobre la zona del cuello.
  • Exposición a toxinas, químicos o drogas.
  • Anestesia general, empleada durante la cirugía.
  • Afecciones inflamatorias, como las que se deben a un virus o un problema del sistema inmunitario.

En algunos casos, no se puede identificar ninguna causa.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

Pruebas y exámenes

Un examen del brazo, la mano y la muñeca puede revelar un problema con los nervios del plexo braquial. Los signos pueden incluir:

  • Deformidad del brazo o la mano
  • Dificultad para mover el hombro, el brazo, la mano o los dedos
  • Disminución en los reflejos del brazo
  • Atrofia muscular
  • Debilidad en la flexión de la mano

Una historia detallada puede ayudar a determinar la causa de la plexopatía braquial. La edad y el sexo son importantes, debido a que algunos problemas del plexo braquial son más comunes en ciertos grupos. Por ejemplo, los hombres jóvenes más a menudo tienen enfermedad inflamatoria del plexo braquial o posviral llamada síndrome de Parsonage-Turner.

Los exámenes que se pueden hacer para diagnosticar esta afección pueden incluir:

Tratamiento

El tratamiento está orientado a corregir la causa subyacente y permitirle usar su mano y brazo lo más posible. En algunos casos, no se requiere ningún tratamiento y la recuperación sucede de manera espontánea.

Los tratamientos incluyen cualquiera de los siguientes:

  • Medicamentos para controlar el dolor
  • Terapia física para ayudar a mantener la fortaleza muscular
  • Aparatos ortopédicos, férulas u otros dispositivos para ayudarlo a usar su brazo
  • Bloqueo nervioso, en el que se inyecta el medicamento en el área cercana al nervio para reducir el dolor
  • Cirugía para reparar los nervios o remover algo que esté presionando los nervios 

Se puede necesitar terapia ocupacional o consejería para sugerir cambios en el lugar de trabajo.

Afecciones como la diabetes y la enfermedad renal pueden dañar los nervios. En estos casos, el tratamiento también está dirigido a la afección médica subyacente.

Expectativas (pronóstico)

Una buena recuperación es posible si la causa se identifica y se trata de manera apropiada. En algunos casos, puede haber pérdida parcial o completa del movimiento o la sensibilidad. El dolor neurálgico puede ser intenso y puede persistir por mucho tiempo.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Deformación de la mano o el brazo de leve a grave que puede llevar a que se presenten contracturas
  • Parálisis parcial o total del brazo
  • Pérdida total o parcial de la sensibilidad en el brazo, la mano o los dedos
  • Lesión recurrente o inadvertida en la mano o el brazo debido a la disminución de la sensibilidad

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si experimenta dolor, entumecimiento, hormigueo o debilidad en el hombro, el brazo o la mano.

Referencias

Chad DA, Bowley MP. Disorders of nerve roots and plexuses. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 106.

Waldman SD. Cervicothoracic interspinous bursitis. In: Waldman SD, ed. Atlas of Uncommon Pain Syndromes. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 23.

  • Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico - ilustración

    El sistema nervioso central comprende el cerebro y la médula espinal. El sistema nervioso periférico está constituido por todos los nervios periféricos.

    Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico

    ilustración

  • Plexo braquial - ilustración

    El plexo braquial es un conjunto de nervios que se originan desde la región del cuello y se ramifican para dar lugar a la mayoría de los nervios que controlan el movimiento en los miembros superiores. Las lesiones del plexo braquial son comunes y pueden ser debilitantes. Si la lesión es severa, puede causar debilidad o parálisis del miembro superior.

    Plexo braquial

    ilustración

    • Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico - ilustración

      El sistema nervioso central comprende el cerebro y la médula espinal. El sistema nervioso periférico está constituido por todos los nervios periféricos.

      Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico

      ilustración

    • Plexo braquial - ilustración

      El plexo braquial es un conjunto de nervios que se originan desde la región del cuello y se ramifican para dar lugar a la mayoría de los nervios que controlan el movimiento en los miembros superiores. Las lesiones del plexo braquial son comunes y pueden ser debilitantes. Si la lesión es severa, puede causar debilidad o parálisis del miembro superior.

      Plexo braquial

      ilustración

    Qué detecta esta prueba Plexopatía braquial

     

      Actualizado: 6/23/2020

      Versión en inglés revisada por: Amit M. Shelat, DO, FACP, FAAN, Attending Neurologist and Assistant Professor of Clinical Neurology, Renaissance School of Medicine at Stony Brook University, Stony Brook, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

      La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
      © 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

       
       
       

       

       

      Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
      Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos