English Version
 
E-mail Form
Email Results

 
 
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Absceso

Es una acumulación de pus en cualquier parte del cuerpo. En la mayoría de los casos, el área alrededor del absceso está hinchada e inflamada.

Causas

Los abscesos ocurren cuando se infecta un área de tejido y el sistema inmunitario del cuerpo trata de combatirlo. Los glóbulos blancos se mueven a través de las paredes de los vasos sanguíneos hasta el área de la infección y se acumulan dentro del tejido dañado. Durante este proceso, se forma el pus. Esto es una acumulación de líquidos, glóbulos blancos vivos y muertos, tejido muerto, al igual que bacterias u otras sustancias extrañas.

Los abscesos pueden formarse en casi cualquier parte del cuerpo. La piel, el área subcutánea y los dientes son los sitios más comunes. Los abscesos pueden ser causados por bacterias, parásitos y sustancias extrañas.

Los abscesos en la piel son fáciles de ver. Son de color rojo, elevados y dolorosos. Los abscesos que se forman en otras áreas del cuerpo puede que no se vean, pero pueden causar daño a órganos.

Algunos tipos de abscesos y sus ubicaciones son:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen físico, enfocándose en los síntomas del absceso. 

Los exámenes para localizar el absceso incluyen:

  • Ultrasonido
  • Tomografía computarizada
  • Resonancia magnética

Con frecuencia, se toma una muestra de líquido del absceso y se examina para ver qué tipo de microorganismo está causando el problema.

Tratamiento

El tratamiento varía, pero a menudo se requiere cirugía para drenar el absceso, antibióticos o ambos.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor si cree que tiene algún tipo de absceso.

Prevención

La prevención de los abscesos depende del sitio donde aparecen. Por ejemplo, una buena higiene puede ayudar a prevenir abscesos cutáneos. Con la higiene dental y los cuidados de rutina se previenen los abscesos dentales.

Referencias

Ambrose G, Berlin D. Incision and drainage. In: Roberts JR, Custalow CB, Thomsen TW, eds. Roberts & Hedges' Clinical Procedures in Emergency Medicine and Acute Care. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 37.

De Prisco G, Celinski S, Spak CW. Abdominal abscesses and gastrointestinal fistulas. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 28.

Tunkel AR. Brain abscess. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 92.

  • Absceso cerebral amebiano - ilustración

    La amebiasis es comúnmente una infección del tracto intestinal, pero puede diseminarse e infectar otros órganos, tales como el hígado o el cerebro; siendo la infección de este último posiblemente mortal. En esta lámina se puede observar la ameba en una muestra de tejido cerebral. La amebiasis es una infección grave para las personas inmunocomprometidas. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades - CDC - de los Estados Unidos.)

    Absceso cerebral amebiano

    ilustración

  • Absceso piogénico - ilustración

    Los abscesos hepáticos pueden tener diversos orígenes, incluye una infección sanguínea, una infección abdominal o una lesión abdominal que se haya infectado. Las bacterias infecciosas más comunes son E coli, enterococo, estafilococo y estreptococo. El tratamiento consiste generalmente en una combinación de drenaje y de terapia antibiótica prolongada.

    Absceso piogénico

    ilustración

  • Absceso dental - ilustración

    Una acumulación de material infectado (pus) como resultado de una infección bacteriana del centro (pulpa) de un diente.

    Absceso dental

    ilustración

  • Absceso intraabdominal - TC - ilustración

    TC de la pelvis que muestra una gran masa dentro del abdomen.

    Absceso intraabdominal - TC

    ilustración

    • Absceso cerebral amebiano - ilustración

      La amebiasis es comúnmente una infección del tracto intestinal, pero puede diseminarse e infectar otros órganos, tales como el hígado o el cerebro; siendo la infección de este último posiblemente mortal. En esta lámina se puede observar la ameba en una muestra de tejido cerebral. La amebiasis es una infección grave para las personas inmunocomprometidas. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades - CDC - de los Estados Unidos.)

      Absceso cerebral amebiano

      ilustración

    • Absceso piogénico - ilustración

      Los abscesos hepáticos pueden tener diversos orígenes, incluye una infección sanguínea, una infección abdominal o una lesión abdominal que se haya infectado. Las bacterias infecciosas más comunes son E coli, enterococo, estafilococo y estreptococo. El tratamiento consiste generalmente en una combinación de drenaje y de terapia antibiótica prolongada.

      Absceso piogénico

      ilustración

    • Absceso dental - ilustración

      Una acumulación de material infectado (pus) como resultado de una infección bacteriana del centro (pulpa) de un diente.

      Absceso dental

      ilustración

    • Absceso intraabdominal - TC - ilustración

      TC de la pelvis que muestra una gran masa dentro del abdomen.

      Absceso intraabdominal - TC

      ilustración

    Cuidados personales

     

      Qué detecta esta prueba Absceso

       
         

        Actualizado: 9/22/2018

        Versión en inglés revisada por: Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

        La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
        adam.com

         
         
         

         

         

        Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
        Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos