E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Epididimitis

Es la hinchazón (inflamación) del epidídimo, el conducto que conecta el testículo con los vasos deferentes.

Causas

La epididimitis es más frecuente en hombres jóvenes de 19 a 35 años de edad. Generalmente es causada por la diseminación de una infección bacteriana. La infección a menudo comienza en la uretra, la próstata o la vejiga. Las infecciones por gonorrea y clamidia casi siempre son la causa del problema en hombres jóvenes heterosexuales. En los niños y en hombres mayores, la causa más frecuente es la E. coli y bacterias similares. Esto también ocurre en hombres que tienen sexo con hombres (HSH).

El Mycobacterium tuberculosis (TB) puede causar epididimitis. Otras bacterias (como la ureaplasma) también pueden provocar la afección.

La amiodarona previene los ritmos cardíacos anormales. Este medicamento también puede causar epididimitis.

Los siguientes factores incrementan el riesgo de epididimitis:

  • Cirugía reciente
  • Problemas estructurales pasados en las vías urinarias
  • Uso regular de una sonda vesical
  • Relaciones sexuales con más de una pareja y no usar condones
  • Próstata agrandada

Síntomas

La epididimitis puede comenzar con:

Esta área se vuelve cada vez más sensible a la presión. Se volverá dolorosa a medida que la afección progresa. Una infección en el epidídimo se puede propagar fácilmente al testículo.

Otros síntomas incluyen:

  • Sangre en el semen
  • Secreción de la uretra (el orificio en la punta del pene)
  • Molestia en la pelvis o parte baja del abdomen
  • Tumor cerca al testículo

Los síntomas menos comunes son:

Los síntomas de epididimitis pueden ser similares a los de la torsión testicular, la cual requiere tratamiento de emergencia.

Pruebas y exámenes

Un examen físico mostrará una protuberancia roja y sensible en el lado afectado del escroto. Se puede presentar sensibilidad en una pequeña área del testículo donde está adherido el epidídimo. Se puede presentar un área grande de inflamación alrededor de la protuberancia.

Se puede presentar inflamación de los ganglios linfáticos en la zona de la ingle. También puede haber un flujo o secreción del pene. Un tacto rectal puede mostrar sensibilidad o aumento del tamaño de la próstata.

Se pueden realizar estos exámenes:

Tratamiento

Su proveedor de atención médica recetará medicamentos para tratar la infección. Las infecciones de transmisión sexual requieren antibióticos. Sus compañeros sexuales también se deben tratar. Se pueden necesitar analgésicos y antiinflamatorios.

Si está tomando amiodarona, puede que sea necesario bajar la dosis o cambiar el medicamento. Hable con su proveedor.

Para aliviar la molestia:

  • Descanse estando acostado y con el escroto elevado.
  • Aplique compresas de hielo en la zona del dolor.
  • Utilice ropa interior con mejor soporte.

Será necesario asistir a control con su proveedor para verificar que la infección haya desaparecido por completo.

Expectativas (pronóstico)

Por lo general, la epididimitis mejora con terapia antibiótica. No hay problemas a nivel sexual o reproductivo a largo plazo en la mayoría de los casos; sin embargo, la afección puede reaparecer.

Posibles complicaciones

Las complicaciones incluyen:

El dolor agudo y repentino en el escroto es una emergencia médica. Es necesario que lo examine un proveedor inmediatamente.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si presenta síntomas de epididimitis. Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en Estados Unidos) si presenta dolor testicular intenso y súbito o dolor después de una lesión.

Prevención

Las complicaciones de la epididimitis pueden prevenirse mediante el diagnóstico y tratamiento oportunos.

Su proveedor puede recetar antibióticos antes de una cirugía. Esto se debe a que algunas cirugías podrían elevar el riesgo de sufrir epididimitis. Mantenga relaciones sexuales seguras. Evite tener varias parejas sexuales y use condones. Esto puede ayudar a prevenir la epididimitis causada por enfermedades de transmisión sexual.

Referencias

Geisler WM. Diseases caused by chlamydiae. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 302.

Pontari M. Inflammatory and pain conditions of the male genitourinary tract: prostatitis and related pain conditions, orchitis, and epididymitis. In: Partin AW, Dmochowski RR, Kavoussi LR, Peters CA, eds. Campbell-Walsh-Wein Urology. 12th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 56.

  • Anatomía reproductora masculina - ilustración

    Las estructuras reproductivas masculinas son el pene, el escroto, los testículos, el epidídimo, las vesículas seminales y la próstata.

    Anatomía reproductora masculina

    ilustración

  • Sangre en el semen - ilustración

    Las posibles causas de la presencia de sangre en el semen (el fluido que se excreta con la eyaculación) son la inflamación, la infección, la obstrucción o el trauma.

    Sangre en el semen

    ilustración

  • Recorrido del semen - ilustración

    Son los testículos el sitio del escroto donde se produce el semen. El epidídimo es una estructura enrollada que corona los testículos y recibe espermatozoides inmaduros de los testículos y los almacena por varios días. Cuando se produce la eyaculación, el semen es expulsado desde una extremidad del epidídimo hacia el conducto deferente. Posteriormente, el semen se desplaza a través del conducto deferente hacia el cordón espermático en la cavidad pélvica más allá del uréter y detrás de la vejiga. Allí, el vaso deferente se unen con la vesícula seminal para formar el conducto eyaculatorio, el cual atraviesa la próstata y se vacía en la uretra. Cuando se produce la eyaculación, los movimientos musculares rítmicos impulsan el esperma hacia adelante.

    Recorrido del semen

    ilustración

  • Sistema reproductor masculino - ilustración

    El sistema reproductor masculino visto de un plano sagital.

    Sistema reproductor masculino

    ilustración

    • Anatomía reproductora masculina - ilustración

      Las estructuras reproductivas masculinas son el pene, el escroto, los testículos, el epidídimo, las vesículas seminales y la próstata.

      Anatomía reproductora masculina

      ilustración

    • Sangre en el semen - ilustración

      Las posibles causas de la presencia de sangre en el semen (el fluido que se excreta con la eyaculación) son la inflamación, la infección, la obstrucción o el trauma.

      Sangre en el semen

      ilustración

    • Recorrido del semen - ilustración

      Son los testículos el sitio del escroto donde se produce el semen. El epidídimo es una estructura enrollada que corona los testículos y recibe espermatozoides inmaduros de los testículos y los almacena por varios días. Cuando se produce la eyaculación, el semen es expulsado desde una extremidad del epidídimo hacia el conducto deferente. Posteriormente, el semen se desplaza a través del conducto deferente hacia el cordón espermático en la cavidad pélvica más allá del uréter y detrás de la vejiga. Allí, el vaso deferente se unen con la vesícula seminal para formar el conducto eyaculatorio, el cual atraviesa la próstata y se vacía en la uretra. Cuando se produce la eyaculación, los movimientos musculares rítmicos impulsan el esperma hacia adelante.

      Recorrido del semen

      ilustración

    • Sistema reproductor masculino - ilustración

      El sistema reproductor masculino visto de un plano sagital.

      Sistema reproductor masculino

      ilustración


    Actualizado: 8/10/2020

    Versión en inglés revisada por: Kelly L. Stratton, MD, FACS, Associate Professor, Department of Urology, University of Oklahoma Health Sciences Center, Oklahoma City, OK. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

    La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
    © 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

     
     
     

     

     

    Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
    Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos