English Version
 
E-mail Form
Email Results

 
 
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Tumor óseo

Tumor - huesos; Cáncer en los huesos; Tumor óseo primario; Tumor óseo secundario; Tumor óseo - benigno

Un tumor óseo es una proliferación anormal de células dentro de un hueso. Este tipo de tumor puede ser canceroso (maligno) o no (benigno).

Causas

La causa de los tumores óseos se desconoce. A menudo se presentan en áreas del hueso que crecen rápido. Las posibles causas incluyen:

  • Anomalías genéticas hereditarias
  • Radiación
  • Lesión

En la mayoría de los casos, no se encuentra ninguna causa específica.

Los osteocondromas son los tumores óseos no cancerosos (benignos) más comunes. Suelen aparecer en las personas entre los 10 y los 20 años de edad.

Los cánceres que comienzan en los huesos se denominan tumores óseos primarios. Los cánceres de hueso que comienzan en otra parte del cuerpo (como las mamas, los pulmones o el colon) se denominan tumores secundarios o tumores óseos metastásicos. Estos se comportan de manera muy diferente de los tumores óseos primarios.

Los tumores óseos cancerosos primarios incluyen:

Los cánceres que se diseminan más comúnmente al hueso son los cánceres de:

  • Mama
  • Riñón
  • Pulmón
  • Próstata
  • Tiroides

Estas formas de cáncer suelen afectar a personas mayores.

El cáncer de hueso es más común en personas con antecedentes familiares de cáncer.

Síntomas

Entre los síntomas de tumor óseo se pueden incluir:

Algunos tumores benignos no tienen síntomas.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico. Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

Los siguientes examenes también se pueden realizar para monitorear la enfermedad:

Tratamiento

Algunos tumores óseos benignos desaparecen espontáneamente y no requieren tratamiento. Su proveedor lo vigilará cuidadosamente. Usted posiblemente necesitará exámenes imagenológicos regulares, como por ejemplo radiografías, para ver si el tumor crece o se encoge.

En algunos casos, se puede necesitar cirugía para extirpar el tumor.

El tratamiento para los tumores óseos cancerosos que se han diseminado a otras partes del cuerpo depende de dónde se inició el cáncer. Se puede emplear radioterapia para prevenir fracturas o para aliviar el dolor. Se puede utilizar quimioterapia para prevenir fracturas, la necesidad de cirugía o radiación.

Los tumores que comienzan en el hueso son escasos. Después de la biopsia, se requiere generalmente una combinación de quimioterapia y una cirugía. Es posible que se necesite la radioterapia antes o después de la cirugía.

Grupos de apoyo

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo para el cáncer. El hecho de compartir con otras personas que tengan experiencias y problemas en común puede ayudarle a no sentirse solo.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico depende del tipo de tumor óseo.

El resultado es regularmente bueno para las personas con tumores no cancerosos (benignos). Sin embargo, algunos de estos tumores óseos benignos pueden volverse cancerosos.

Las personas con tumores óseos cancerosos que no se han diseminado se pueden curar. La tasa de curación depende del tipo de cáncer, localización, tamaño y otros factores. Hable con su proveedor respecto a su cáncer en particular.

Posibles complicaciones

Los problemas que pueden presentarse por el tumor o el tratamiento incluyen:

  • Dolor
  • Disminución del desempeño, dependiendo del tumor
  • Efectos secundarios de la quimioterapia
  • Diseminación del cáncer a otros tejidos cercanos (metástasis)

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si tiene síntomas de un tumor óseo.

Referencias

Coleman RE, Holen I. Bone metastases. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff's Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 51.

Heck RK, Toy PC. Benign/aggressive tumors of bone. In: Azar FM, Beaty JH, Canale ST, eds. Campbell's Operative Orthopaedics. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 26.

Heck RK, Toy PC. Malignant tumors of bone. In: Azar FM, Beaty JH, Canale ST, eds. Campbell's Operative Orthopaedics. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 27.

National Comprehensive Cancer Network website. NCCN clinical practice guidelines in oncology (NCCN guidelines): Bone cancer. Version 1.2018. www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/bone.pdf. Updated August 29, 2017. Accessed March 22, 2018.

  • Rayos x - ilustración

    Los rayos x son una forma de radiación ionizante que puede penetrar el cuerpo para formar una imagen sobre una película. Las estructuras que son densas, como el hueso, aparecerán de color blanco; el aire se verá negro y otras estructuras aparecerán como sombras de gris, dependiendo de su densidad. Los rayos x pueden brindar información acerca de obstrucciones, tumores y otras enfermedades, especialmente cuando se combinan con el uso de contraste de bario y aire en el intestino.

    Rayos x

    ilustración

  • El esqueleto - ilustración

    El esqueleto consta de cuatro grupos de huesos que protegen y mueven el cuerpo.

    El esqueleto

    ilustración

  • Rayos X - un sarcoma osteogénico - ilustración

    Esta radiografía muestra un tumor óseo maligno (sarcoma osteogénico) de la rodilla. Este tipo de tumor generalmente se observa en adolescentes (de unos 15 años de edad). El tumor se extiende desde el hueso hacia el tejido circundante.

    Rayos X - un sarcoma osteogénico

    ilustración

  • Rayos X - un sarcoma de Ewing - ilustración

    Esta radiografía muestra un tumor óseo maligno (sarcoma de Ewing) del hueso del brazo (húmero). Este tipo de tumor generalmente aparece durante la niñez o la adolescencia.

    Rayos X - un sarcoma de Ewing

    ilustración

    • Rayos x - ilustración

      Los rayos x son una forma de radiación ionizante que puede penetrar el cuerpo para formar una imagen sobre una película. Las estructuras que son densas, como el hueso, aparecerán de color blanco; el aire se verá negro y otras estructuras aparecerán como sombras de gris, dependiendo de su densidad. Los rayos x pueden brindar información acerca de obstrucciones, tumores y otras enfermedades, especialmente cuando se combinan con el uso de contraste de bario y aire en el intestino.

      Rayos x

      ilustración

    • El esqueleto - ilustración

      El esqueleto consta de cuatro grupos de huesos que protegen y mueven el cuerpo.

      El esqueleto

      ilustración

    • Rayos X - un sarcoma osteogénico - ilustración

      Esta radiografía muestra un tumor óseo maligno (sarcoma osteogénico) de la rodilla. Este tipo de tumor generalmente se observa en adolescentes (de unos 15 años de edad). El tumor se extiende desde el hueso hacia el tejido circundante.

      Rayos X - un sarcoma osteogénico

      ilustración

    • Rayos X - un sarcoma de Ewing - ilustración

      Esta radiografía muestra un tumor óseo maligno (sarcoma de Ewing) del hueso del brazo (húmero). Este tipo de tumor generalmente aparece durante la niñez o la adolescencia.

      Rayos X - un sarcoma de Ewing

      ilustración

    Qué detecta esta prueba Tumor óseo

     
       

      Actualizado: 1/19/2018

      Versión en inglés revisada por: Richard LoCicero, MD, private practice specializing in hematology and medical oncology, Longstreet Cancer Center, Gainesville, GA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

      La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
      adam.com

       
       
       

       

       

      Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
      Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos