English Version
Print-Friendly
Bookmarks

Escleritis

Inflamación de la esclerótica

La esclerótica es la pared externa blanca del ojo. La escleritis se presenta cuando esta área se hincha o inflama.

Causas

La escleritis con frecuencia está asociada con enfermedades autoinmunitarias. Estas enfermedades ocurren cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca y destruye el tejido corporal sano por error. La artritis reumatoidea y el lupus eritematoso sistémico son ejemplos de enfermedades autoinmunitarias. Algunas veces la causa se desconoce.

La escleritis ocurre con mayor frecuencia en personas con edades comprendidas entre los 30 y los 60 años. Es poco frecuente en los niños.

Síntomas

Los síntomas de escleritis incluyen:

Una forma poco frecuente de esta enfermedad no causa enrojecimiento ni dolor ocular.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo los siguientes exámenes:

Es importante que el proveedor determine si sus síntomas se deben a escleritis. Los mismos síntomas también pueden ser una forma menos grave de inflamación, como la epiescleritis.

Tratamiento

Los tratamientos para la escleritis pueden incluir:

  • Gotas oftálmicas con corticosteroides para ayudar a reducir la inflamación
  • Pastillas de corticosteroides
  • Fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE) más nuevos en algunos casos
  • Ciertos fármacos contra el cáncer (inmunodepresores) para casos graves

Si la escleritis es causada por una enfermedad subyacente, puede ser necesario el tratamiento de esa enfermedad.

Expectativas (pronóstico)

En la mayoría de los casos, la afección desaparece sin tratamiento. Pero puede reaparecer.

El trastorno causante de la escleritis puede ser grave. Sin embargo, puede que no se descubra la primera vez que usted tenga el problema. El desenlace dependerá del trastorno específico.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden abarcar:

  • Reaparición de la escleritis
  • Efectos secundarios de una terapia con corticosteroides prolongada
  • Perforación del globo ocular, lo que lleva a pérdida de la visión si la afección no se trata

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor o el oftalmólogo si tiene síntomas de escleritis.

Prevención

La mayoría de los casos no se pueden prevenir.

Es posible que las personas que padecen enfermedades autoinmunitarias necesiten chequeos regulares con un oftalmólogo que esté familiarizado con la afección.

Referencias

Cioffi GA, Liebmann JM. Diseases of the visual system. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 395.

Denniston AK, Rhodes B, Gayed M, Carruthers D, Gordon C, Murray PI. Rheumatic disease. In: Schachat AP, Sadda SVR, Hinton DR, Wilkinson CP, Wiedemann P, eds. Ryan's Retina. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 83.

Freund KB, Sarraf D, Mieler WF, Yannuzzzi LA. Inflammation. In: Freund KB, Sarraf D, Mieler WF, Yannuzzi LA, eds. The Retinal Atlas. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 4.

Patel SS, Goldstein DA. Episcleritis and scleritis. In: Yanoff M, Duker JS, eds. Ophthalmology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 4.11.

Salmon JF. Episclera and sclera. In: Salmon JF, ed. Kanski's Clinical Ophthalmology. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 9.

Volver arriba

  • El ojo

    ilustración

  • El ojo

    ilustración

Actualizado: 8/18/2020

Versión en inglés revisada por: Franklin W. Lusby, MD, ophthalmologist, Lusby Vision Institute, La Jolla, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.comTodos los derechos son reservados

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.