English Version
 
E-mail Form
Email Results

 
 
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Hipertensión arterial y enfermedad ocular

Retinopatía hipertensiva

La presión arterial alta puede provocar daños en los vasos sanguíneos en la retina. La retina es la capa de tejido en la parte posterior del ojo. Esta transforma la luz y las imágenes que ingresan al ojo en señales nerviosas que se envían al cerebro.

Causas

Cuanto más alta sea la presión arterial y mayor sea el tiempo que esta haya estado elevada, más probable será que el daño sea grave.

Usted tiene un riesgo más alto de daño y pérdida de la visión cuando también padece diabetes, niveles de colesterol alto o fuma.

En pocas ocasiones, la presión arterial muy alta se desarrolla repentinamente. Sin embargo, cuando sucede, puede causar cambios graves en el ojo.

Igualmente es más probable que sucedan otros problemas con la retina, como:

Síntomas

La mayoría de las personas con retinopatía hipertensiva no tienen síntomas hasta cuando la enfermedad está avanzada.

Los síntomas pueden incluir:

Los síntomas súbitos son una emergencia médica. A menudo esto significa que la presión arterial es muy alta.

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica usará un instrumento llamado oftalmoscopio para buscar estrechamiento de los vasos sanguíneos y signos de que se ha filtrado líquido desde estos.

El grado de daño a la retina (retinopatía) se clasifica en una escala de 1 a 4:

  • Grado 1: es posible que usted no tenga síntomas.
  • Grados 2 a 3: hay muchos cambios en los vasos sanguíneos, filtración de los vasos sanguíneos e inflamación en otras partes de la retina.
  • Grado 4: usted tendrá hinchazón del nervio óptico y del centro visual de la retina (mácula). Esta hinchazón puede causar disminución de la visión.

Usted puede necesitar una prueba especial para examinar los vasos sanguíneos.

Tratamiento

El único tratamiento para la retinopatía hipertensiva es el control de la presión arterial alta.

Expectativas (pronóstico)

Las personas con el grado 4 (retinopatía grave) con frecuencia padecen también problemas cardíacos y renales debidos a la presión arterial alta. Igualmente están en mayor riesgo de accidente cerebrovascular.

En la mayoría de los casos, la retina sanará si se controla la presión arterial. Sin embargo, algunas personas con retinopatía grado 4 tendrán daño permanente del nervio óptico o la mácula.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consiga tratamiento urgente si tiene presión arterial alta con cambios en la visión o dolores de cabeza.

Referencias

Levy PD, Brody A. Hypertension. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 74.

Rachitskaya AV. Hypertensive retinopathy. In: Yanoff M, Duker JS, eds. Ophthalmology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 6.18.

Yim-lui Cheung C, Wong TY. Hypertension. In: Schachat AP, Sadda SVR, Hinton DR, Wilkinson CP, Wiedemann P, eds. Ryan's Retina. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 52.

  • Retinopatía hipertensiva - ilustración

    El daño a la retina a causa de la presión sanguínea alta se llama retinopatía hipertensiva y se presenta a medida que la presión sanguínea alta existente provoca cambios en la microvasculatura de la retina. Algunos de los primeros hallazgos en esta enfermedad son las hemorragias en llama y las manchas algodonosas. A medida que la retinopatía hipertensiva progresa, pueden aparecer exudados duros alrededor de la mácula junto con la hinchazón de ésta y del nervio óptico, causando deterioro de la visión. En casos severos, se puede presentar daño permanente al nervio óptico o a la mácula.

    Retinopatía hipertensiva

    ilustración

  • Retina - ilustración

    La retina es la capa interna del ojo que recibe y transmite imágenes enfocadas. Esta membrana es normalmente de color rojo debido a su abundante suministro sanguíneo.

    Retina

    ilustración

    • Retinopatía hipertensiva - ilustración

      El daño a la retina a causa de la presión sanguínea alta se llama retinopatía hipertensiva y se presenta a medida que la presión sanguínea alta existente provoca cambios en la microvasculatura de la retina. Algunos de los primeros hallazgos en esta enfermedad son las hemorragias en llama y las manchas algodonosas. A medida que la retinopatía hipertensiva progresa, pueden aparecer exudados duros alrededor de la mácula junto con la hinchazón de ésta y del nervio óptico, causando deterioro de la visión. En casos severos, se puede presentar daño permanente al nervio óptico o a la mácula.

      Retinopatía hipertensiva

      ilustración

    • Retina - ilustración

      La retina es la capa interna del ojo que recibe y transmite imágenes enfocadas. Esta membrana es normalmente de color rojo debido a su abundante suministro sanguíneo.

      Retina

      ilustración

    Los conceptos básicos

     

    Cuidados personales

     

    Qué detecta esta prueba Hipertensión arterial y enfermedad ocular

     
       

      Actualizado: 8/28/2018

      Versión en inglés revisada por: Franklin W. Lusby, MD, ophthalmologist, Lusby Vision Institute, La Jolla, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

      La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
      adam.com

       
       
       

       

       

      Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
      Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos