English Version
Print-Friendly
Bookmarks

Quiste epidermoide

Quiste epidérmico; Quiste queratínico; Quiste de inclusión epidérmica; Quiste infundibular folicular

Es un saco cerrado bajo la piel o una protuberancia de la piel llena de células cutáneas muertas.

Causas

Los quistes epidérmicos son muy comunes. Se desconoce su causa. Son protuberancias en las cuales la piel se dobla sobre sí misma. Entonces el quiste se llena se piel muerta debido a su crecimiento. No se puede quitar ya que puede estar en cualquier parte del cuerpo.

La gente que tiene estos quistes puede tener familiares que también los presenten.

Estos quistes son más comunes en adultos que en niños.

Algunas veces, los quistes epidérmicos se denominan quistes sebáceos. Esto no es correcto debido a que el contenido de los dos tipos de quistes es diferente. Los quistes epidérmicos están llenos de células cutáneas muertas, mientras que los verdaderos quistes sebáceos están llenos de un material aceitoso amarillento. (Un verdadero quiste sebáceo se denomina esteatocistoma).

Síntomas

El síntoma principal suele ser una pequeña protuberancia indolora debajo de la piel. La protuberancia por lo general se encuentra en la cara, el cuello y el tronco. Por lo regular, tendrá un diminuto agujero u hoyo en el centro. Usualmente crece lentamente y no causa dolor.

Si esta protuberancia resulta infectada o inflamada, otros síntomas pueden incluir:

  • Enrojecimiento de la piel
  • Piel sensible o adolorida
  • Piel caliente en la zona afectada
  • Material blanco grisáceo, tipo queso y maloliente que sale del quiste

Pruebas y exámenes

En la mayoría de los casos, el proveedor de atención médica puede diagnosticar este tipo de quiste examinando la piel. En ocasiones, se puede requerir una biopsia para descartar otras afecciones. Si se sospecha la presencia de una infección, es posible que necesite un cultivo de piel.

Tratamiento

Los quistes epidérmicos no son peligrosos y no necesitan tratamiento a menos que causen síntomas o muestren signos de inflamación (enrojecimiento o sensibilidad). Si esto sucede, su proveedor puede sugerir cuidados en el hogar, como colocar un paño (compresa) caliente y húmedo sobre la zona para ayudar a que el quiste drene y sane.

Un quiste puede requerir tratamiento adicional si se torna:

  • Inflamado e hinchado -- el proveedor puede inyectar un medicamento esteroide en el quiste
  • Hinchado, sensible o grande -- el proveedor puede drenar el quiste o realizar una cirugía para extirparlo
  • Infectado -- es posible que le receten antibióticos que se toman por la boca

Posibles complicaciones

Los quistes pueden resultar infectados y formar abscesos dolorosos.

Los quistes pueden retornar si no se quitan completamente con una cirugía.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si nota nuevas tumoraciones en el cuerpo. Si bien los quistes no son dañinos, su proveedor debe examinarlo para buscar signos de cáncer de piel. Algunos cánceres de piel lucen como nódulos quísticos, por lo que debe pedir a un proveedor que examine cualquier protuberancia nueva. Si usted tiene un quiste, llame al proveedor si se torna rojo o doloroso.

Referencias

Dinulos JGH. Benign skin tumors. In: Dinulos JGH, ed. Habif's Clinical Dermatology. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 20.

James WD, Elston DM, Treat JR, Rosenbach MA, Neuhaus IM. Epidermal nevi, neoplasms, and cysts. In: James WD, Elston DM, Treat JR, Rosenbach MA, Neuhaus IM, eds. Andrews' Diseases of the Skin: Clinical Dermatology. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 29.

Patterson JW. Cysts, sinuses, and pits. In: Patterson JW, ed. Weedon's Skin Pathology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Limited; 2021:chap 17.

Volver arriba

Actualizado: 4/14/2021

Versión en inglés revisada por: Elika Hoss, MD, Senior Associate Consultant, Mayo Clinic, Scottsdale, AZ. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.comTodos los derechos son reservados

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.