English Version
 
E-mail Form
Email Results

 
 
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Trastornos autoinmunitarios

Un trastorno autoinmunitario ocurre cuando el sistema inmunitario ataca y destruye tejido corporal sano por error. Hay más de 80 tipos diferentes de trastornos autoinmunitarios.

Causas

Las células sanguíneas del sistema inmunitario ayudan a proteger al cuerpo de sustancias nocivas. Entre los ejemplos están: bacterias, virus, toxinas, células cancerosas, al igual que sangre o tejidos de fuera del cuerpo. Estas sustancias contienen antígenos. El sistema inmunitario produce anticuerpos contra estos antígenos que le permiten destruir estas sustancias dañinas.

Cuando usted tiene un trastorno autoinmunitario, el sistema inmunitario no diferencia entre tejido sano y antígenos potencialmente nocivos. Como resultado, el cuerpo provoca una reacción que destruye los tejidos normales. 

La causa de los trastornos autoinmunitarios se desconoce. Una teoría sostiene que algunos microorganismos (como las bacterias o virus) o fármacos pueden desencadenar cambios que confunden al sistema inmunitario. Esto puede suceder con mayor frecuencia en personas que tienen genes que los hacen más propensos a los trastornos autoinmunitarios.

Un trastorno autoinmunitario puede ocasionar:

  • Destrucción de tejido corporal
  • Crecimiento anormal de un órgano
  • Cambios en el funcionamiento de órganos

Un trastorno autoinmunitario puede afectar a uno o más órganos o tipos de tejido. Las zonas afectadas con frecuencia por los trastornos autoinmunitarios son:

  • Vasos sanguíneos
  • Tejidos conectivos
  • Glándulas endocrinas tales como la tiroides o el páncreas
  • Articulaciones
  • Músculos
  • Glóbulos rojos
  • Piel

Una persona puede tener más de un trastorno autoinmunitario al mismo tiempo. Los trastornos autoinmunitarios comunes incluyen:

Síntomas

Los síntomas varían con base en el tipo y la localización de la respuesta inmunitaria defectuosa. Los síntomas comunes comprenden:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico. Los signos dependen del tipo de enfermedad.

Los exámenes que se pueden hacer para diagnosticar un trastorno autoinmunitario incluyen:

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son:

  • Controlar el proceso autoinmunitario
  • Mantener la capacidad del cuerpo para combatir enfermedades
  • Disminuir los síntomas

Los tratamientos dependerán de la enfermedad y de sus síntomas. Los tipos de tratamientos incluyen: 

  • Suplementos para reponer una sustancia que al cuerpo le está faltando, como hormona tiroidea, vitaminas B12 o insulina, debido a la enfermedad autoinmunitaria.
  • Transfusiones sanguíneas si la sangre está afectada.
  • Fisioterapia para ayudar con el movimiento si los huesos, las articulaciones o los músculos están afectados. 

Muchas personas toman medicamentos para reducir la respuesta anormal del sistema inmunitario. Con frecuencia, se denominan medicamentos inmunodepresores. Los ejemplos incluyen corticosteroides (como prednisona) y fármacos no esteroides como ciclofosfamida, azatioprina, micofenolato, sirolimus o tacrolimus. Los fármacos dirigidos como el factor de necrosis tumoral (FNT) y los bloqueadores e inhibidores de interleucinas se pueden usar para tratar ciertas enfermedades.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico depende de la enfermedad. La mayoría de las enfermedades autoinmunitarias son crónicas, pero muchas se pueden controlar con tratamiento.

Los síntomas de los trastornos autoinmunitarios pueden aparecer y desaparecer. Cuando los síntomas empeoran, se denomina reagudización.

Posibles complicaciones

Las complicaciones dependen de la enfermedad. Los medicamentos utilizados para inhibir el sistema inmunitario pueden provocar efectos secundarios graves, como un riesgo más alto de infecciones.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si presenta síntomas de un trastorno autoinmunitario.

Prevención

No hay una forma de prevención conocida para la mayoría de los trastornos autoinmunitarios.

Referencias

Kono DH, Theofilopoulos AN. Autoimmunity. In: Firestein GS, Budd RC, Gabriel SE, McInnes IB, O'Dell JR, eds. Kelley and Firestein's Textbook of Rheumatology. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 19.

Kumar V, Abbas AK, Aster JC. Diseases of the immune system. In: Kumar V, Abbas AK, Aster JC, eds. Robbins and Cotran Pathologic Basis of Disease. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 6.

Peakman M, Buckland MS. The immune system and disease. In: Kumar P, Clark M, eds. Kumar and Clarke's Clinical Medicine. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 8.

Winter WE, Harris NS, Merkel KL, Collinsworth AL, Clapp WL. Organ-specific autoimmune diseases. In: McPherson RA, Pincus MR, eds. Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 23rd ed. St Louis, MO: Elsevier; 2017:chap 54.

  • Enfermedad de Graves - ilustración

    Es un trastorno autoinmunitario que involucra hiperactividad de la glándula tiroides (hipertiroidismo). Las características distintivas de esta afección son los ojos saltones (exoftalmos), intolerancia al calor, incremento de la energía, dificultad para dormir, diarrea y ansiedad.

    Enfermedad de Graves

    ilustración

  • Enfermedad de Hashimoto (tiroiditis crónica) - ilustración

    La tiroiditis crónica (enfermedad de Hashimoto) es una inflamación de la tiroides persistente y de desarrollo lento que a menudo resulta en hipotiroidismo, el cual es el entorpecimiento de la función de la glándula tiroides. Afecta con mayor frecuencia a las mujeres de mediana edad.

    Enfermedad de Hashimoto (tiroiditis crónica)

    ilustración

  • Esclerosis múltiple - ilustración

    Es un trastorno del sistema nervioso central marcado por la disminución en la función nerviosa, con inflamación inicial de la cubierta protectora de mielina de los nervios y de una cicatrización final. Los síntomas y la gravedad de los mismos varían ampliamente y pueden progresar a episodios de crisis que se alternan con episodios de remisión.

    Esclerosis múltiple

    ilustración

  • Artritis reumatoide - ilustración

    La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en la cual el sistema inmunológico del cuerpo se ataca a sí mismo. Por lo general, las articulaciones se afectan con un patrón simétrico que ataca las manos y otras articulaciones y empeora en la mañana. La artritis reumatoide también es una enfermedad sistémica que afecta otros órganos del cuerpo, mientras que la osteoartritis se limita a las articulaciones. Con el tiempo, ambos tipos de artritis pueden causar discapacidad.

    Artritis reumatoide

    ilustración

  • Artritis reumatoide - ilustración

    La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune sistémica que inicialmente ataca la membrana sinovial de tejido conectivo que reviste la cavidad que se encuentra entre las articulaciones, la cual secreta un líquido lubricante.

    Artritis reumatoide

    ilustración

  • Lupus eritematoso sistémico - ilustración

    El lupus eritematoso sistémico es un trastorno inflamatorio crónico autoinmune que puede afectar muchos sistemas de órganos como la piel, las articulaciones y los órganos internos. La enfermedad puede ser leve o severa y amenazante para la vida. Los afroamericanos y los asiáticos tienen una predisposición marcada a ser afectados por esta condición.

    Lupus eritematoso sistémico

    ilustración

  • Líquido sinovial - ilustración

    La membrana sinovial es la membrana tisular interna que recubre una articulación y secreta líquido sinovial que lubrica dicha articulación.

    Líquido sinovial

    ilustración

  • Artritis reumatoidea - ilustración

    La artritis reumatoidea es otra forma de artritis. El propio sistema inmunológico del cuerpo ataca la membrana sinovial de una articulación, la cual secreta líquido y recubre la misma articulación. El sinovio se inflama, produce exceso de líquido y el cartílago se vuelve áspero y poroso.

    Artritis reumatoidea

    ilustración

  • Anticuerpos - ilustración

    Los antígenos son moléculas grandes, (generalmente proteínas) localizadas en la superficie de las células, virus, hongos, bacterias y algunas sustancias muertas como toxinas, sustancias químicas, medicamentos y partículas extrañas. El sistema inmunológico detecta los antígenos y produce anticuerpos que destruyen las sustancias que los contienen.

    Anticuerpos

    ilustración

    • Enfermedad de Graves - ilustración

      Es un trastorno autoinmunitario que involucra hiperactividad de la glándula tiroides (hipertiroidismo). Las características distintivas de esta afección son los ojos saltones (exoftalmos), intolerancia al calor, incremento de la energía, dificultad para dormir, diarrea y ansiedad.

      Enfermedad de Graves

      ilustración

    • Enfermedad de Hashimoto (tiroiditis crónica) - ilustración

      La tiroiditis crónica (enfermedad de Hashimoto) es una inflamación de la tiroides persistente y de desarrollo lento que a menudo resulta en hipotiroidismo, el cual es el entorpecimiento de la función de la glándula tiroides. Afecta con mayor frecuencia a las mujeres de mediana edad.

      Enfermedad de Hashimoto (tiroiditis crónica)

      ilustración

    • Esclerosis múltiple - ilustración

      Es un trastorno del sistema nervioso central marcado por la disminución en la función nerviosa, con inflamación inicial de la cubierta protectora de mielina de los nervios y de una cicatrización final. Los síntomas y la gravedad de los mismos varían ampliamente y pueden progresar a episodios de crisis que se alternan con episodios de remisión.

      Esclerosis múltiple

      ilustración

    • Artritis reumatoide - ilustración

      La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en la cual el sistema inmunológico del cuerpo se ataca a sí mismo. Por lo general, las articulaciones se afectan con un patrón simétrico que ataca las manos y otras articulaciones y empeora en la mañana. La artritis reumatoide también es una enfermedad sistémica que afecta otros órganos del cuerpo, mientras que la osteoartritis se limita a las articulaciones. Con el tiempo, ambos tipos de artritis pueden causar discapacidad.

      Artritis reumatoide

      ilustración

    • Artritis reumatoide - ilustración

      La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune sistémica que inicialmente ataca la membrana sinovial de tejido conectivo que reviste la cavidad que se encuentra entre las articulaciones, la cual secreta un líquido lubricante.

      Artritis reumatoide

      ilustración

    • Lupus eritematoso sistémico - ilustración

      El lupus eritematoso sistémico es un trastorno inflamatorio crónico autoinmune que puede afectar muchos sistemas de órganos como la piel, las articulaciones y los órganos internos. La enfermedad puede ser leve o severa y amenazante para la vida. Los afroamericanos y los asiáticos tienen una predisposición marcada a ser afectados por esta condición.

      Lupus eritematoso sistémico

      ilustración

    • Líquido sinovial - ilustración

      La membrana sinovial es la membrana tisular interna que recubre una articulación y secreta líquido sinovial que lubrica dicha articulación.

      Líquido sinovial

      ilustración

    • Artritis reumatoidea - ilustración

      La artritis reumatoidea es otra forma de artritis. El propio sistema inmunológico del cuerpo ataca la membrana sinovial de una articulación, la cual secreta líquido y recubre la misma articulación. El sinovio se inflama, produce exceso de líquido y el cartílago se vuelve áspero y poroso.

      Artritis reumatoidea

      ilustración

    • Anticuerpos - ilustración

      Los antígenos son moléculas grandes, (generalmente proteínas) localizadas en la superficie de las células, virus, hongos, bacterias y algunas sustancias muertas como toxinas, sustancias químicas, medicamentos y partículas extrañas. El sistema inmunológico detecta los antígenos y produce anticuerpos que destruyen las sustancias que los contienen.

      Anticuerpos

      ilustración

    Cuidados personales

     

      Qué detecta esta prueba Trastornos autoinmunitarios

       
         

        Actualizado: 4/8/2019

        Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

        La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
        adam.com

         
         
         

         

         

        Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
        Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos