Navegar A-Z

 
E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Síndrome de Horner

Paresia oculosimpática

Es un trastorno poco frecuente que afecta los nervios que van al ojo y a la cara.

Causas

El síndrome de Horner puede ser causado por cualquier interrupción en una serie de fibras nerviosas que comienzan en la parte del cerebro llamada hipotálamo y que van hasta la cara y los ojos. Estas fibras nerviosas están involucradas con la sudoración, las pupilas y los músculos de los párpados superiores e inferiores.

El daño de las fibras nerviosas puede ser el resultado de:

En pocos casos, el síndrome de Horner puede estar presente al momento de nacer. La afección puede ocurrir con una falta de color (pigmentación) del iris (parte coloreada del ojo).

Síntomas

Los síntomas del síndrome de Horner pueden incluir:

También se pueden presentar otros síntomas, dependiendo de la ubicación de la fibra nerviosa afectada. Estos pueden incluir:

  • Vértigo
  • Visión doble
  • Pérdida de control del músculo y la coordinación
  • Dolor, debilidad y adormecimiento del brazo
  • Dolor de un lado del cuello y del oído
  • Ronquera
  • Pérdida auditiva
  • Problemas intestinales y de vejiga
  • Reacción exagerada del sistema nervioso involuntario (autónomo) a las estimulaciones (hiperreflexia)

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen físico y hará preguntas acerca de los síntomas.

Un examen ocular puede mostrar:

  • Cambios en la forma como se abre y se cierra la pupila
  • Caída del párpado
  • Ojo rojo

Dependiendo de la causa que se sospeche, se deben hacer exámenes, tales como:

Es posible que usted necesite que lo refieran con un médico especialista en problemas de visión relacionados con el sistema nervioso (neurooftalmólogo).

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa subyacente de la afección. No existe un tratamiento en sí para el síndrome de Horner. La ptosis es muy leve y en pocos casos afecta la visión en el síndrome de Horner. Este se puede corregir con cirugía cosmética o ser tratado con gotas para los ojos. El proveedor puede darle más información.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico depende de si el tratamiento de la causa es efectivo.

Posibles complicaciones

No existen complicaciones directas del síndrome de Horner en sí. Pero, puede haber complicaciones de la enfermedad que lo causó o de su tratamiento.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor si presenta síntomas del síndrome de Horner.

Referencias

Balcer LJ. Pupillary disorders. In: Liu GT, Volpe NJ, Galetta SL, eds. Liu, Volpe, and Galetta's Neuro-Ophthalmology. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 13.

Guluma K. Diplopia. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 18.

Thurtell MJ, Rucker JC. Pupillary and eyelid abnormalities. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 18.

  • Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico - ilustración

    El sistema nervioso central comprende el cerebro y la médula espinal. El sistema nervioso periférico está constituido por todos los nervios periféricos.

    Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico

    ilustración

  • Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico - ilustración

    El sistema nervioso central comprende el cerebro y la médula espinal. El sistema nervioso periférico está constituido por todos los nervios periféricos.

    Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico

    ilustración

Cuidados personales

 

Qué detecta esta prueba Síndrome de Horner

 

Actualizado: 6/23/2020

Versión en inglés revisada por: Amit M. Shelat, DO, FACP, FAAN, Attending Neurologist and Assistant Professor of Clinical Neurology, Renaissance School of Medicine at Stony Brook University, Stony Brook, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos