Skip to main content
MyKelseyOnline
English Version
 
E-mail Form
Email Results

 
 
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Hemorragia subaracnoidea

Hemorragia - subaracnoidea; Sangrado subaracnoideo

Es un sangrado en la zona comprendida entre el cerebro y los delgados tejidos que lo cubren. Esta zona se llama espacio subaracnoideo. La hemorragia subaracnoidea es una emergencia y necesita atención médica inmediata.

Causas

La hemorragia subaracnoidea puede ser causada por:

La hemorragia subaracnoidea relacionada con una lesión a menudo se observa en las personas mayores que han tenido caídas y se han golpeado en la cabeza. Entre los jóvenes, la lesión más común que lleva a una hemorragia subaracnoidea es un choque automovilístico.

Los riesgos incluyen:

  • Aneurisma sin ruptura en el cerebro y en otros vasos sanguíneos
  • Displasia fibromuscular (DFM) y otros trastornos del tejido conectivo y autoinmunes
  • Presión arterial alta
  • Antecedentes de poliquistosis renal
  • Tabaquismo
  • Consumo de drogas ilegales como la cocaína y metanfetaminas
  • Uso de anticoagulantes como la warfarina

Un fuerte antecedente familiar de aneurismas también puede incrementar su riesgo.

Síntomas

El síntoma principal es un dolor de cabeza intenso que comienza súbitamente (a menudo llamado dolor de cabeza con estruendos). Es peor cerca de la parte posterior de la cabeza. Muchas personas con frecuencia lo describen como "el peor dolor de cabeza experimentado" y diferente a cualquier otro tipo de dolor de cabeza. La jaqueca puede comenzar después de una sensación de estallido o crepitación en la cabeza.

Otros síntomas:

Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad son:

Pruebas y exámenes

Los signos incluyen:

  • Un examen físico puede revelar rigidez en el cuello.
  • Un examen del cerebro y del sistema nervioso puede mostrar signos de disminución de la función nerviosa y cerebral (déficit neurológico focal).
  • Un examen oftalmológico puede mostrar disminución de los movimientos oculares. Un signo de daño a los nervios craneales (en los casos más leves, pueden no observarse problemas en un examen ocular).

Si el médico piensa que usted puede tener una hemorragia subaracnoidea, se debe realizar una tomografía computarizada de la cabeza (sin medio de contraste) inmediatamente. En algunos casos, esta tomografía puede ser normal, especialmente si solo ha habido un pequeño sangrado. Si la tomografía es normal, se debe efectuar una punción lumbar (punción raquídea). Es posible que se necesiten tomografías computarizadas adicionales para una confirmación adicional.

Otros exámenes que se pueden hacer abarcan:

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son:

  • Salvar su vida
  • Reparar la causa del sangrado
  • Aliviar los síntomas
  • Prevenir complicaciones como el daño cerebral permanente (accidente cerebrovascular)

La cirugía se puede hacer para:

  • Eliminar grandes acumulaciones de sangre o aliviar la presión en el cerebro si la hemorragia se debe a una lesión
  • Reparar el aneurisma si la hemorragia se debe a la ruptura de este

Si la persona está muy grave, es posible que la cirugía tenga que esperar hasta que esté más estable.

La cirugía puede involucrar:

Si no se encuentra ningún aneurisma, un equipo de atención médica deberá vigilar muy de cerca a la persona y es posible que necesite más exámenes imagenológicos.

El tratamiento para el coma o la disminución de la agudeza mental incluye:

  • Una sonda de drenaje dentro del cerebro para aliviar la presión
  • Soporte vital
  • Métodos para proteger las vías respiratorias
  • Posicionamiento especial
  • Medicamentos especiales para disminuir la hinchazón en el cráneo

Una persona que esté consciente puede necesitar reposo absoluto en cama. Se le solicitará igualmente evitar actividades que puedan incrementar la presión dentro de la cabeza, incluyendo:

  • Agacharse
  • Hacer esfuerzos
  • Cambiar repentinamente de posición

El tratamiento también puede incluir:

  • Medicamentos administrados a través de una vía intravenosa para controlar la presión arterial
  • Medicamento para prevenir espasmos arteriales
  • Analgésicos y ansiolíticos para aliviar el dolor de cabeza 
  • Medicamentos para prevenir o tratar convulsiones
  • Ablandadores de heces o laxantes para prevenir el esfuerzo durante las deposiciones
  • Medicamentos para prevenir las convulsiones

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico de la persona con hemorragia subaracnoidea en realidad depende de muchos factores diferentes, entre ellos:

  • Ubicación y cantidad del sangrado
  • Complicaciones

Una edad mayor y síntomas más graves desde un principio pueden llevar a un pronóstico menos alentador.

Las personas se pueden recuperar por completo después del tratamiento. Pero algunas pueden morir, incluso con tratamiento intensivo.

Posibles complicaciones

El sangrado repetitivo es la complicación más seria. Si un aneurisma cerebral sangra por segunda vez, el pronóstico es mucho peor.

Los cambios en el nivel de conciencia y lucidez mental debido a una hemorragia subaracnoidea pueden empeorar y llevar a coma o a la muerte.

Otras complicaciones incluyen:

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si usted o algún conocido tiene síntomas de hemorragia subaracnoidea.

Prevención

Las siguientes medidas pueden ayudar a prevenir la hemorragia subaracnoidea:

  • Dejar de fumar
  • Recibir tratamiento para la presión arterial alta
  • Identificar y tratar con éxito un aneurisma
  • No consumir drogas ilegales 

Referencias

Mayer SA. Hemorrhagic cerebrovascular disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 380.

Szeder V, Tateshima S, Jahan R, Saver JL, Duckwiler GR. Intracranial aneurysms and subarachnoid hemorrhage. In: Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, Newman NJ, eds. Bradley and Daroff's Neurology in Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 67.

 

Actualizado: 1/28/2021

Versión en inglés revisada por: Evelyn O. Berman, MD, Assistant Professor of Neurology and Pediatrics at University of Rochester, Rochester, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos