Navegar A-Z

 
E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Anquilostomosis

Anquilostomiasis; Anquilostomiasis cutánea; Infección por Ancylostoma duodenale; Infección por Necator americanus; Infección parasitaria - nemátodos

La infección de anquilostomosis es causada por nemátodos. Esta enfermedad afecta el intestino delgado y los pulmones.

Causas

La infección es causada por una infestación con cualquiera de los siguientes nemátodos:

  • Necator americanus
  • Ancylostoma duodenale
  • Ancylostoma ceylanicum
  • Ancylostoma braziliense

Los dos primeros nemátodos afectan únicamente a los humanos. Los últimos dos tipos también se presentan en los animales.

La anquilostomosis es común en las zonas húmedas subtropicales y tropicales. En los países en desarrollo, la enfermedad lleva a la muerte de muchos niños al incrementar su riesgo de infecciones que sus cuerpos normalmente controlarían.

Existe muy poco riesgo de contraer la enfermedad en los Estados Unidos, gracias a los avances en las medidas sanitarias y el control de desechos. El factor importante para contraer la enfermedad es caminar descalzo sobre una superficie en la que se encuentren las heces de personas infectadas con anquilostomosis.

Las larvas (forma inmadura del gusano) penetran la piel. Estas se desplazan hasta los pulmones a través del torrente sanguíneo e ingresan a las vías respiratorias. Los gusanos tienen aproximadamente media pulgada (1 centímetro) de largo.

Después de subir por la tráquea, las larvas son ingeridas. Posteriormente infectan el intestino delgado. Las larvas se transforman en gusanos adultos y viven allí durante 1 o más años. Los gusanos se sujetan a la pared intestinal y succionan sangre, que puede resultar en anemia por deficiencia de anemia y pérdida de proteínas. Los gusanos adultos y las larvas se excretan en las heces.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

La mayoría de las personas no presentan síntomas una vez que los gusanos penetran en el intestino.

Pruebas y exámenes

Los exámenes que pueden ayudar a diagnosticar la infección incluyen:

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son:

  • Curar la infección
  • Tratar las complicaciones de la anemia
  • Mejorar la nutrición

A menudo se prescriben fármacos antiparasitarios como albendazol, mebendazol o pamoato de pirantel.

Los síntomas y complicaciones de la anemia se tratan, de ser necesario. El proveedor de atención médica probablemente recomendará aumentar la cantidad de proteína en la dieta.

Expectativas (pronóstico)

Usted tendrá una recuperación completa si recibe tratamiento antes de que se presenten complicaciones serias. El tratamiento elimina la infección.

Posibles complicaciones

Los problemas de salud que se pueden presentar como resultado de una infección de anquilostomosis incluyen:

Cuándo contactar a un profesional médico

Comuníquese con su proveedor para solicitar una cita si desarrolla síntomas de infección por anquilostomosis.

Prevención

El lavado de las manos y el uso de zapatos reducirán la probabilidad de infección.

Referencias

Diemert DJ. Nematode infections. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 335.

Hotez PJ. Hookworms (Necator americanus and Ancylostoma spp.). In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 318.

  • Boca de un anquilostoma - ilustración

    Esta fotografía muestra la sección frontal de un anquilostoma y las partes de la boca que éste utiliza para alimentarse. Se pueden apreciar las placas quitinosas, utilizadas para adherirse a la mucosa intestinal, de donde el anquilostoma succiona sangre para alimentarse. Tres especies de anquilostomas causan infecciones en los Estados Unidos, entre ellas, incluyendo esta especie Necator americanus. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades - CDC - de los Estados Unidos.)

    Boca de un anquilostoma

    ilustración

  • Primer plano de un anquilostoma - ilustración

    Esta es la parte de la boca del anquilostoma Ancyclostoma duodenale, el cual utiliza placas afiladas, quitinosas y curvas para fijarse al revestimiento del intestino donde succiona sangre para su alimentación. (Cortesía de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos.)

    Primer plano de un anquilostoma

    ilustración

  • Anquilostoma - Ancylostoma caninum - ilustración

    Esta es una fotografía de un anquilostoma sobre el revestimiento del intestino. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades - CDC - de los Estados Unidos.)

    Anquilostoma - Ancylostoma caninum

    ilustración

  • Huevo de anquilostoma - ilustración

    Este es un huevo de anquilostoma. Los anquilostomas eclosionan en la vegetación húmeda y sus larvas pueden penetrar el cuerpo humano a través de la piel, incluso cuando ésta no presenta cortaduras ni abrasiones. Una vez que atraviesan la piel, comienzan el siguiente paso de su ciclo vital.

    Huevo de anquilostoma

    ilustración

  • Anquilostoma larva rabditiforme - ilustración

    En el centro de esta fotografía se puede observar una larva de anquilostoma.

    Anquilostoma larva rabditiforme

    ilustración

  • Órganos del sistema digestivo - ilustración

    Los órganos del sistema digestivo que están en la cavidad abdominal son el hígado, la vesícula biliar, el estómago y los intestinos delgado y grueso.

    Órganos del sistema digestivo

    ilustración

  • Boca de un anquilostoma - ilustración

    Esta fotografía muestra la sección frontal de un anquilostoma y las partes de la boca que éste utiliza para alimentarse. Se pueden apreciar las placas quitinosas, utilizadas para adherirse a la mucosa intestinal, de donde el anquilostoma succiona sangre para alimentarse. Tres especies de anquilostomas causan infecciones en los Estados Unidos, entre ellas, incluyendo esta especie Necator americanus. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades - CDC - de los Estados Unidos.)

    Boca de un anquilostoma

    ilustración

  • Primer plano de un anquilostoma - ilustración

    Esta es la parte de la boca del anquilostoma Ancyclostoma duodenale, el cual utiliza placas afiladas, quitinosas y curvas para fijarse al revestimiento del intestino donde succiona sangre para su alimentación. (Cortesía de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos.)

    Primer plano de un anquilostoma

    ilustración

  • Anquilostoma - Ancylostoma caninum - ilustración

    Esta es una fotografía de un anquilostoma sobre el revestimiento del intestino. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades - CDC - de los Estados Unidos.)

    Anquilostoma - Ancylostoma caninum

    ilustración

  • Huevo de anquilostoma - ilustración

    Este es un huevo de anquilostoma. Los anquilostomas eclosionan en la vegetación húmeda y sus larvas pueden penetrar el cuerpo humano a través de la piel, incluso cuando ésta no presenta cortaduras ni abrasiones. Una vez que atraviesan la piel, comienzan el siguiente paso de su ciclo vital.

    Huevo de anquilostoma

    ilustración

  • Anquilostoma larva rabditiforme - ilustración

    En el centro de esta fotografía se puede observar una larva de anquilostoma.

    Anquilostoma larva rabditiforme

    ilustración

  • Órganos del sistema digestivo - ilustración

    Los órganos del sistema digestivo que están en la cavidad abdominal son el hígado, la vesícula biliar, el estómago y los intestinos delgado y grueso.

    Órganos del sistema digestivo

    ilustración


Actualizado: 9/1/2021

Versión en inglés revisada por: Jatin M. Vyas, MD, PhD, Associate Professor in Medicine, Harvard Medical School; Associate in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos