E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Oído de nadador

Otitis externa aguda; Infección aguda en el oído externo; Oído de nadador crónico; Otitis externa crónica; Infección crónica en el oído externo

Es una inflamación, irritación o infección de la parte externa del oído y del conducto auditivo externo. El término médico para oído de nadador es otitis externa.

El oído de nadador puede ser repentino y durar poco tiempo (agudo) o ser prolongado (crónico).

Causas

El oído de nadador es más común entre los niños que están entrando a la adolescencia y los adultos jóvenes. Puede ocurrir junto con una infección del oído medio o una infección respiratoria, como un resfriado.

Nadar en aguas sucias puede llevar a que se presente oído de nadador. Las bacterias que comúnmente se encuentran en el agua pueden causar infecciones del oído. En raras ocasiones, la infección puede ser causada por un hongo.

Otras causas de oído de nadador incluyen:

  • Rascarse el oído o dentro del oído
  • Tener algo atascado en el oído

Tratar de limpiar (la cera del conducto auditivo externo) con hisopos de algodón u objetos pequeños puede dañar la piel.

El oído de nadador prolongado (crónico) puede deberse a:

Síntomas

Los síntomas del oído de nadador incluyen:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica observará dentro de sus oídos. El área del conducto auditivo lucirá enrojecida e inflamada. La piel dentro del conducto puede estar escamosa o mudándose.

La palpación o manipulación del oído externo aumentará el dolor. El tímpano puede ser difícil de ver debido a la inflamación del oído externo. El tímpano puede tener un agujero. A este se le denomina perforación.

Se puede extraer una muestra del líquido del oído y enviarla a un laboratorio para buscar bacterias u hongos.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, se necesitarán gotas antibióticas para el oído durante 10 a 14 días. Si el conducto auditivo está muy inflamado, se puede colocar una mecha en el oído. Esta permitirá que las gotas viajen hasta el extremo de dicho conducto. El proveedor puede mostrarle cómo hacer esto.

Otros tratamientos pueden incluir:

  • Antibióticos por vía oral si tiene una infección en el oído medio o una infección que se disemine más allá del oído
  • Corticoesteroides para reducir la picazón y la inflamación
  • Analgésicos, como paracetamol (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin)
  • Gotas para el oído con vinagre (ácido acético)

Las personas con oído de nadador crónico pueden necesitar tratamientos prolongados o repetitivos. Esto para evitar complicaciones.

Colocar algo caliente contra los oídos puede reducir el dolor.

Expectativas (pronóstico)

El oído de nadador casi siempre mejora con el tratamiento apropiado.

Posibles complicaciones

La infección se puede diseminar a otras zonas alrededor del oído, incluso el hueso del cráneo. En las personas mayores o aquellas que tienen diabetes, se puede presentar una infección grave. Esta afección es llamada otitis externa maligna. Dicha afección se trata con antibióticos en dosis altas administrados por vía intravenosa.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al proveedor si:

  • Presenta cualquier tipo de síntomas de oído de nadador
  • Nota alguna secreción proveniente de los oídos
  • Los síntomas empeoran o continúan a pesar del tratamiento
  • Tiene nuevos síntomas, como fiebre o dolor y enrojecimiento del cráneo por detrás del oído

Prevención

Estas medidas pueden ayudar a proteger sus oídos de un daño mayor:

  • NO se rasque los oídos ni introduzca hisopos de algodón u otros objetos en los oídos.
  • Mantenga los oídos secos y limpios, y NO permita el ingreso del agua al oído al ducharse, echarse champú o bañarse en la tina.
  • Seque los oídos cuidadosamente después de haberse mojado.
  • Evite nadar en aguas contaminadas.
  • Use tapones de oídos al nadar.
  • Pruebe mezclando 1 gota de alcohol con 1 de vinagre blanco y coloque dicha mezcla en los oídos después de que estos se humedezcan. El alcohol y el ácido del vinagre ayudan a prevenir la proliferación de bacterias.

Referencias

American Speech-Language Hearing Association website. Swimmer's ear (otitis externa). www.asha.org/public/hearing/Swimmers-Ear/. Accessed September 2, 2020.

Haddad J, Dodhia SN. External otitis (otitis externa). In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 657.

Naples JG, Brant JA, Ruckenstein MJ. Infections of the external ear. In: Flint PW, Francis HW, Haughey BH, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head and Neck Surgery. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 138.

  • Anatomía del oído - ilustración

    El oído consta de estructuras externas, medias e internas. El tímpano y los 3 huesecillos conducen el sonido desde el tímpano hasta la cóclea (caracol).

    Anatomía del oído

    ilustración

  • Hallazgos médicos basados en la anatomía del oído externo - ilustración

    Las estructuras externas del oído pueden ayudar a diagnosticar algunas condiciones por la presencia o la ausencia de puntos de referencia normales y rasgos anormales tales como pliegues en el lóbulo de la oreja, orificios y excrecencias preauriculares.

    Hallazgos médicos basados en la anatomía del oído externo

    ilustración

  • Oído de nadador - ilustración

    El oído de nadador es una infección de la piel que recubre el canal auditivo. Las bacterias pueden entrar en la piel del canal y causar una infección a través de un rasguño o una lesión proveniente de un objeto extraño, o si el oído está húmedo por un período de tiempo prolongado. El oído del nadador es más común niños en edad escolar y preescolar y sus síntomas abarcan prurito y dolor en el canal auditivo, a menudo acompañado de una pequeña cantidad de secreción clara.

    Oído de nadador

    ilustración

    • Anatomía del oído - ilustración

      El oído consta de estructuras externas, medias e internas. El tímpano y los 3 huesecillos conducen el sonido desde el tímpano hasta la cóclea (caracol).

      Anatomía del oído

      ilustración

    • Hallazgos médicos basados en la anatomía del oído externo - ilustración

      Las estructuras externas del oído pueden ayudar a diagnosticar algunas condiciones por la presencia o la ausencia de puntos de referencia normales y rasgos anormales tales como pliegues en el lóbulo de la oreja, orificios y excrecencias preauriculares.

      Hallazgos médicos basados en la anatomía del oído externo

      ilustración

    • Oído de nadador - ilustración

      El oído de nadador es una infección de la piel que recubre el canal auditivo. Las bacterias pueden entrar en la piel del canal y causar una infección a través de un rasguño o una lesión proveniente de un objeto extraño, o si el oído está húmedo por un período de tiempo prolongado. El oído del nadador es más común niños en edad escolar y preescolar y sus síntomas abarcan prurito y dolor en el canal auditivo, a menudo acompañado de una pequeña cantidad de secreción clara.

      Oído de nadador

      ilustración

    Cuidados personales

     

      Qué detecta esta prueba Oído de nadador

       

        Actualizado: 8/29/2020

        Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

        La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
        © 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

         
         
         

         

         

        Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
        Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos