E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Infección urinaria en niños

ITU - niños; Cistitis - niños; Infección de la vejiga - niños; Infección renal - niños; Pielonefritis - niños

La infección urinaria es una infección bacteriana de las vías urinarias. Este artículo aborda las infecciones urinarias en niños.

La infección puede afectar diversas partes de las vías urinarias, que incluyen la vejiga (cistitis), los riñones (pielonefritis) y la uretra, que es el conducto que saca la orina desde la vejiga hacia fuera.

Causas

Las infecciones del tracto urinario (ITU) pueden ocurrir cuando entran bacterias a la vejiga o a los riñones. Estas bacterias son comunes en la piel alrededor del ano. También pueden estar presentes cerca de la vagina.

Algunos factores pueden facilitar la entrada o permanencia de bacterias en el tracto urinario. Estos incluyen:

  • Reflujo vesicoureteral en el que la orina fluye de vuelta hacia los uréteres y los riñones.
  • Enfermedades del sistema nervioso o del cerebro (como mielomeningocele o lesión de la médula espinal).
  • Baños de burbuja o prendas de vestir demasiado ajustadas (niñas).
  • Cambios o anomalías congénitas en la estructura del tracto urinario.
  • No orinar con la suficiente frecuencia durante el día.
  • Limpiarse de atrás (cerca del ano) hacia adelante después de ir al baño. En las niñas, esto puede llevar bacterias hasta la abertura por donde sale la orina.

Las ITU son más comunes en las niñas. Se pueden presentar medida que los niños empiezan su entrenamiento para ir al baño, alrededor de los 3 años. Los niños que no fueron circuncidados tienen un riesgo ligeramente más alto de ITU antes de cumplir 1 año.

Síntomas

Los niños pequeños con ITU pueden tener fiebre, falta de apetito, vómitos o no tener síntomas en absoluto.

La mayoría de las ITU en los niños solo involucran la vejiga. Se puede diseminar hacia los riñones.

Los síntomas de una infección de la vejiga en niños incluyen:

Las señales de que la infección puede haberse extendido a los riñones incluyen:

  • Escalofrío con temblores
  • Fiebre
  • Piel ruborizada, caliente o enrojecida
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor lateral (costado) o de espalda
  • Dolor intenso en la zona abdominal

Pruebas y exámenes

Se necesita una muestra de orina para diagnosticar una ITU en los niños. La muestra se examina con un microscopio y se envía a un laboratorio para realizar un urocultivo.

En los niños que no han aprendido ir al baño obtener una muestra de orina puede ser difícil. El examen no puede hacerse usando un pañal mojado.

Las maneras de recoger una muestra de orina en niños muy pequeños incluyen:

  • Bolsa de recolección de orina-- Se coloca una bolsa plástica especial sobre el pene del niño o la vagina de la niña para recoger la orina. Este no es el mejor método debido ya que la muestra puede contaminarse.
  • Urocultivo en muestra por sondaje-- Una sonda plástica (catéter) puesta dentro de la punta del pene en los niños o directamente dentro de la uretra en las niñas, recoge la orina directamente de la vejiga.
  • Recolección de orina suprapúbica-- Se coloca una aguja a través de la piel de la parte baja del abdomen y los músculos hasta llegar a la vejiga. Se utiliza para recoger la orina.

Se pueden llevar a cabo exámenes imagenológicos para averiguar si existen anormalidades anatómicas o verificar la función renal, incluyendo:

Su proveedor de atención médica considerará muchos factores al decidir si se necesita un estudio especial y cuándo, los cuales incluyen:

  • La edad del niño y su historial de otras ITU (los bebés y niños pequeños generalmente necesitan exámenes de seguimiento)
  • La gravedad de la infección y qué tan bien responde al tratamiento
  • Otras afecciones o defectos físicos que el niño pueda tener

Tratamiento

En los niños, las IU deben tratarse rápidamente con antibióticos para proteger los riñones. Cualquier niño menor de 6 meses o que tenga otras complicaciones debe ser visto por un especialista inmediatamente.

En la mayoría de los casos será necesario que los bebés más pequeños permanezcan hospitalizados y se les administrarán antibióticos a través de una vena. Los bebés mayores y los niños se tratan con antibióticos por vía oral. Si esto no es posible, podrían necesitar recibir tratamiento en el hospital.

Su hijo debe tomar mucho líquido cuando le estén tratando una IU.

Algunos niños se pueden tratar con antibióticos por períodos de hasta 6 meses a 2 años. Este tratamiento es más probable cuando el niño ha tenido infecciones repetitivas o reflujo vesicoureteral.

Después de terminar los antibióticos, el proveedor de su hijo puede pedirle que vuelva a llevarlo para hacerle otro examen de orina. Este puede ser necesario para comprobar que ya no haya bacterias en la vejiga.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los niños se cura con el tratamiento apropiado. La mayoría de las veces, las infecciones repetitivas se pueden prevenir.

Las infecciones repetitivas que involucran los riñones pueden hacer que se presente daño crónico a los riñones.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si los síntomas de su hijo continúan después del tratamiento, reaparecen más de dos veces en 6 meses o si su hijo tiene:

  • Dolor de espalda o dolor de costado
  • Orina de olor fuerte, con sangre o decolorada
  • Fiebre de 102.2ºF (39ºC) en los bebés por más de 24 horas
  • Dolor de espalda baja o dolor abdominal debajo del ombligo
  • Fiebre que no desaparece
  • Micción muy frecuente o necesidad de orinar muchas veces durante la noche
  • Vómitos

Prevención

Las medidas que puede tomar para prevenir las ITU incluyen:

  • Evite darle a su hijo baños de burbujas.
  • Procure que su hijo use ropa interior y prendas de vestir holgadas.
  • Aumente la ingesta de líquidos de su hijo.
  • Mantenga limpia la zona genital de su hijo para impedir que las bacterias se introduzcan a través de la uretra.
  • Enséñele a su hijo a ir al baño varias veces cada día.
  • Enséñele a su hijo a limpiarse la zona genital de adelante hacia atrás para reducir la propagación de bacterias.

Para evitar la recurrencia de las ITU, el proveedor puede recomendar antibióticos en dosis bajas después de la desaparición de los primeros síntomas.

Referencias

American Academy of Pediatrics. Subcommittee on urinary tract infection. Reaffirmation of AAP clinical practice guideline: the diagnosis and management of the initial urinary tract infection in febrile infants and young children 2-24 months of age. Pediatrics. 2016;138(6):e20163026. PMID: 27940735 pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27940735/.

Jerardi KE and Jackson EC. Urinary tract infections. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM. eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 553.

Sobel JD, Brown P. Urinary tract infections. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ eds. Mandell, Douglas and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 72.

Wald ER. Urinary tract infections in infants and children. In: Kellerman RD, Rakel DP, eds. Conn's Current Therapy 2020. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:1252-1253.

  • Tracto urinario femenino - ilustración

    El tracto urinario del hombre y el de la mujer son esencialmente iguales, a excepción de la longitud de la uretra.

    Tracto urinario femenino

    ilustración

  • Tracto urinario masculino - ilustración

    El tracto urinario del hombre y el de la mujer son esencialmente iguales, a excepción de la longitud de la uretra.

    Tracto urinario masculino

    ilustración

  • Cistouretrograma de eliminación - ilustración

    Uno de los métodos para examinar la función de la vejiga es el inyectar un líquido de contraste que es visible a los rayos X a través de un catéter que llene la vejiga. Las radiografías se toman con la vejiga llena y mientras el paciente está orinando (durante el vaciado) para determinar si el líquido es forzado a salir de la vejiga a través de la uretra, que es lo normal, o si sube por los uréteres hacia el riñón, es decir, que hay reflujo vesicoureteral. Este estudio, por lo general, se hace con el paciente acostado sobre una mesa de rayos X.

    Cistouretrograma de eliminación

    ilustración

  • Reflujo vesicoureteral - ilustración

    Cuando los uréteres entran en la vejiga, recorren una distancia a través de la pared de la misma en tal forma que crean un túnel, formándose una válvula similar a un colgajo en el interior de la vejiga. Esta válvula impide que la orina regrese a los uréteres y los riñones. En algunos niños, las válvulas pueden ser anormales o los uréteres en la vejiga pueden no recorrer una distancia suficiente en la pared vesical, lo que puede causar reflujo vesicoureteral. Dicho reflujo es una condición que permite que la orina regrese a los uréteres y los riñones causando infecciones repetitivas del tracto urinario. El reflujo de orina expone a los uréteres y los riñones a infección por bacterias y a presión alta, la cual es generada por la vejiga durante la micción. Sin tratamiento, las infecciones urinarias pueden causar daño y cicatrización renal con pérdida de crecimiento potencial del riñón y presión sanguínea alta posteriormente en la vida. El reflujo vesicoureteral se trata con antibióticos y en, casos severos, con cirugía.

    Reflujo vesicoureteral

    ilustración

    • Tracto urinario femenino - ilustración

      El tracto urinario del hombre y el de la mujer son esencialmente iguales, a excepción de la longitud de la uretra.

      Tracto urinario femenino

      ilustración

    • Tracto urinario masculino - ilustración

      El tracto urinario del hombre y el de la mujer son esencialmente iguales, a excepción de la longitud de la uretra.

      Tracto urinario masculino

      ilustración

    • Cistouretrograma de eliminación - ilustración

      Uno de los métodos para examinar la función de la vejiga es el inyectar un líquido de contraste que es visible a los rayos X a través de un catéter que llene la vejiga. Las radiografías se toman con la vejiga llena y mientras el paciente está orinando (durante el vaciado) para determinar si el líquido es forzado a salir de la vejiga a través de la uretra, que es lo normal, o si sube por los uréteres hacia el riñón, es decir, que hay reflujo vesicoureteral. Este estudio, por lo general, se hace con el paciente acostado sobre una mesa de rayos X.

      Cistouretrograma de eliminación

      ilustración

    • Reflujo vesicoureteral - ilustración

      Cuando los uréteres entran en la vejiga, recorren una distancia a través de la pared de la misma en tal forma que crean un túnel, formándose una válvula similar a un colgajo en el interior de la vejiga. Esta válvula impide que la orina regrese a los uréteres y los riñones. En algunos niños, las válvulas pueden ser anormales o los uréteres en la vejiga pueden no recorrer una distancia suficiente en la pared vesical, lo que puede causar reflujo vesicoureteral. Dicho reflujo es una condición que permite que la orina regrese a los uréteres y los riñones causando infecciones repetitivas del tracto urinario. El reflujo de orina expone a los uréteres y los riñones a infección por bacterias y a presión alta, la cual es generada por la vejiga durante la micción. Sin tratamiento, las infecciones urinarias pueden causar daño y cicatrización renal con pérdida de crecimiento potencial del riñón y presión sanguínea alta posteriormente en la vida. El reflujo vesicoureteral se trata con antibióticos y en, casos severos, con cirugía.

      Reflujo vesicoureteral

      ilustración

    Los conceptos básicos

     

    Cuidados personales

     

    Qué detecta esta prueba Infección urinaria en niños

     

    Actualizado: 1/1/2020

    Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

    La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
    © 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

     
     
     

     

     

    Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
    Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos