E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Coledocolitiasis

Cálculo biliar; Cálculo en las vías biliares

Es la presencia de por lo menos un cálculo biliar en el conducto colédoco. Dicho cálculo puede estar formado de pigmentos biliares o de sales de calcio y de colesterol.

Causas

Aproximadamente 1 de cada 7 personas con cálculos biliares padecen cálculos en el conducto colédoco, el pequeño conducto que transporta la bilis desde la vesícula hasta el intestino.

Entre los factores de riesgo están los antecedentes de cálculos biliares. Sin embargo, la coledocolitiasis puede ocurrir en personas a quienes se les haya extirpado la vesícula biliar.

Síntomas

Generalmente, no se presentan síntomas a no ser que los cálculos bloqueen el conducto colédoco. Los síntomas pueden ser:

  • Dolor en la parte superior derecha o central del abdomen durante al menos 30 minutos. El dolor puede ser constante e intenso. Puede ser leve o intenso.
  • Fiebre
  • Coloración amarillenta de la piel o de la esclerótica de los ojos (ictericia)
  • Inapetencia
  • Náuseas y vómitos
  • Heces de color arcilla

Pruebas y exámenes

Los exámenes que muestran la ubicación de cálculos en el conducto colédoco son, entre otros, los siguientes:

Su proveedor de atención médica puede ordenar los siguientes exámenes de sangre:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es aliviar la obstrucción.

El tratamiento puede involucrar:

  • Cirugía para extirpar la vesícula y los cálculos
  • CPRE y un procedimiento llamado esfinterotomía, con el cual se hace una incisión quirúrgica intramuscular en el conducto colédoco para permitir que los cálculos pasen o para quitarlos.

Expectativas (pronóstico)

El bloqueo e infección causados por cálculos en las vías biliares pueden ser potencialmente mortales. La mayoría de las veces, el desenlace clínico es bueno si el problema se detecta y se trata a tiempo.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si:

  • Presenta dolor abdominal, con o sin fiebre, y o hay una causa aparente.
  • Presenta ictericia.
  • Tiene otros síntomas de coledocolitiasis.

Referencias

Almeida R, Zenlea T. Choledocholithiasis. In: Ferri FF, ed. Ferri's Clinical Advisor 2019. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:317-318.

Fogel EL, Sherman S. Diseases of the gallbladder and bile ducts. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 155.

Jackson PG, Evans SRT. Biliary system. In: Townsend CM Jr, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 54.

  • El sistema digestivo - ilustración

    El esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, ayudados por el hígado, la vesícula biliar y el páncreas convierten los componentes nutritivos de los alimentos en energía y descomponen los no nutritivos en desechos para ser excretados.

    El sistema digestivo

    ilustración

  • Quiste renal con cálculos biliares - TC - ilustración

    TC del abdomen superior mostrando un quiste del tamaño de un puño en el riñón izquierdo y cálculos biliares (el quiste del riñón se encontró por casualidad; no habían síntomas).

    Quiste renal con cálculos biliares - TC

    ilustración

  • Coledocolitiasis - ilustración

    Alrededor del 15% de individuos con cálculos biliares también presenta cálculos en el conducto biliar común. El conducto biliar común es un pequeño tubo que lleva la bilis desde la vesícula biliar hasta el duodeno. La obstrucción de este conducto también puede conducir a la obstrucción del conducto pancreático, dado que ambos conductos suelen estar conectados. Si el conducto pancreático también está obstruido, es muy seguro que se presente la pancreatitis.

    Coledocolitiasis

    ilustración

  • Vesícula biliar - ilustración

    El hígado produce bilis que ayuda en la digestión de las grasas y se desplaza a través de delgados canales que luego drenan, a través del conducto biliar común, dentro del intestino delgado. La vesícula biliar almacena el exceso de bilis que no se necesita de inmediato para la digestión.

    Vesícula biliar

    ilustración

  • Vesícula biliar - ilustración

    La vesícula biliar es un saco muscular ubicado debajo del hígado. Se encarga de almacenar y concentrar la bilis producida en el hígado que no se necesita de inmediato para la digestión. La bilis se libera de la vesícula biliar al intestino delgado en respuesta al alimento. El conducto pancreático se une al conducto biliar común en el intestino delgado para agregar enzimas que participan en la digestión.

    Vesícula biliar

    ilustración

  • Trayecto de la bilis - ilustración

    El sistema biliar está compuesto de órganos y de un sistema de conductos que fabrican, transportan, almacenan y liberan bilis en el duodeno para la digestión. Éstos son el hígado, la vesícula biliar y los conductos biliares cístico (hepático, común y pancreático).

    Trayecto de la bilis

    ilustración

    • El sistema digestivo - ilustración

      El esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, ayudados por el hígado, la vesícula biliar y el páncreas convierten los componentes nutritivos de los alimentos en energía y descomponen los no nutritivos en desechos para ser excretados.

      El sistema digestivo

      ilustración

    • Quiste renal con cálculos biliares - TC - ilustración

      TC del abdomen superior mostrando un quiste del tamaño de un puño en el riñón izquierdo y cálculos biliares (el quiste del riñón se encontró por casualidad; no habían síntomas).

      Quiste renal con cálculos biliares - TC

      ilustración

    • Coledocolitiasis - ilustración

      Alrededor del 15% de individuos con cálculos biliares también presenta cálculos en el conducto biliar común. El conducto biliar común es un pequeño tubo que lleva la bilis desde la vesícula biliar hasta el duodeno. La obstrucción de este conducto también puede conducir a la obstrucción del conducto pancreático, dado que ambos conductos suelen estar conectados. Si el conducto pancreático también está obstruido, es muy seguro que se presente la pancreatitis.

      Coledocolitiasis

      ilustración

    • Vesícula biliar - ilustración

      El hígado produce bilis que ayuda en la digestión de las grasas y se desplaza a través de delgados canales que luego drenan, a través del conducto biliar común, dentro del intestino delgado. La vesícula biliar almacena el exceso de bilis que no se necesita de inmediato para la digestión.

      Vesícula biliar

      ilustración

    • Vesícula biliar - ilustración

      La vesícula biliar es un saco muscular ubicado debajo del hígado. Se encarga de almacenar y concentrar la bilis producida en el hígado que no se necesita de inmediato para la digestión. La bilis se libera de la vesícula biliar al intestino delgado en respuesta al alimento. El conducto pancreático se une al conducto biliar común en el intestino delgado para agregar enzimas que participan en la digestión.

      Vesícula biliar

      ilustración

    • Trayecto de la bilis - ilustración

      El sistema biliar está compuesto de órganos y de un sistema de conductos que fabrican, transportan, almacenan y liberan bilis en el duodeno para la digestión. Éstos son el hígado, la vesícula biliar y los conductos biliares cístico (hepático, común y pancreático).

      Trayecto de la bilis

      ilustración


    Actualizado: 3/26/2019

    Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

    La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
    © 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

     
     
     

     

     

    Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
    Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos