English Version
Print-Friendly
Bookmarks

Agente delta (hepatitis D)

Agente delta

La hepatitis D es una infección viral causada por el virus de la hepatitis D (conocido anteriormente como agente delta). Solo causa síntomas en personas que también tienen una infección por hepatitis B.

Causas

El virus de la hepatitis D (VHD) solo se encuentra en personas portadoras del virus de la hepatitis B. El VHD puede empeorar una enfermedad hepática en personas que tengan una infección por hepatitis B reciente (aguda) o prolongada (crónica) actual. Este virus puede incluso causar síntomas en personas que portan el virus de la hepatitis B, pero que nunca tuvieron síntomas.

La hepatitis D infecta a alrededor de 15 millones de personas en todo el mundo. Esta se presenta en un pequeño número de personas portadoras de hepatitis B.

Los factores de riesgo incluyen:

  • Abusar de drogas intravenosas (IV) o inyectadas
  • Estar infectada durante el embarazo (la madre le puede pasar el virus al bebé)
  • Portar el virus de la hepatitis B
  • Hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres
  • Recibir muchas transfusiones de sangre

Síntomas

La hepatitis D puede hacer que los síntomas de la hepatitis B sean más fuertes.

Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor abdominal
  • Orina de color oscuro
  • Fatiga
  • Ictericia
  • Dolor articular
  • Inapetencia
  • Náuseas
  • Vómitos

Pruebas y exámenes

Usted podría necesitar los siguientes exámenes:

Tratamiento

Muchos de los medicamentos utilizados para tratar la hepatitis B no sirven para el tratamiento de la hepatitis D.

Usted puede recibir un medicamento llamado interferón alfa hasta por 12 meses si tiene una infección por VHD a largo plazo. Un trasplante de hígado en caso de hepatitis B crónica terminal puede ser efectivo.

Expectativas (pronóstico)

Las personas con una infección aguda por el VHD a menudo mejoran en un período de 2 a 3 semanas. Los niveles de las enzimas hepáticas regresan a la normalidad al cabo de 16 semanas.

Alrededor de 1 de cada 10 personas infectadas puede desarrollar inflamación del hígado (hepatitis) prolongada (crónica).

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Hepatitis crónica activa
  • Insuficiencia renal aguda

Cuándo contactar a un profesional médico

Comuníquese con su proveedor de atención médica si tiene síntomas de hepatitis B.

Prevención

Los pasos para prevenir esta afección incluyen:

  • Detectar y tratar una infección por hepatitis B tan pronto como sea posible para ayudar a prevenir la hepatitis D.
  • Evitar el abuso de medicamentos intravenosos (IV). Si usted utiliza medicamentos intravenosos, evite compartir agujas.
  • Vacunarse contra la hepatitis B.

Los adultos que tienen un alto riesgo de adquirir una infección por hepatitis B y todos los niños deben vacunarse. Si no contrae hepatitis B, no puede contraer hepatitis D.

Referencias

Alves VAF. Acute viral hepatitis. In: Saxena R, ed. Practical Hepatic Pathology: A Diagnostic Approach. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 13.

Ghany MG. Hepatitis D. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 81.

Murray PR, Rosenthal KS, Pfaller MA. Hepatitis viruses. In: Murray PR, Rosenthal KS, Pfaller MA, eds. Medical Microbiology. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 55.

Thio CL, Hawkins C. Hepatitis delta virus. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 146.

Volver arriba

  • Virus de hepatitis B

    ilustración

  • Virus de hepatitis B

    ilustración

Actualizado: 10/27/2020

Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.