E-mail Form
Email Results

 
 
Para Imprimir
Favoritos
bookmarks-menu

Absceso en abdomen o pelvis

Absceso intraabdominal; Absceso pélvico

Un absceso abdominal es una bolsa de fluido infectado y pus que se encuentra adentro del vientre (cavidad abdominal). Este tipo de absceso puede encontrarse cerca o adentro del hígado, el páncreas, los riñones u otros órganos. Puede haber uno o más abscesos.

Causas

Es posible que usted tenga un absceso abdominal porque tiene:

  • Un apéndice reventado
  • Una perforación o goteo en el intestino
  • Una perforación en el ovario
  • Un divertículo perforado, con mayor frecuencia en el colon sigmoide
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Una enfermedad de la vesícula biliar, páncreas, ovarios u otros órganos
  • Una infección pélvica
  • Una infección por parásitos

Además, usted puede tener un riesgo mayor de sufrir un absceso abdominal si sufre o sufrió de:

  • Trauma
  • Úlcera perforada
  • Cirugía en la zona del abdomen
  • Un sistema inmunitario

Los gérmenes pueden pasar a través de su sangre a un órgano en su abdomen. En algunas ocasiones, no se puede encontrar ninguna causa del absceso.

Síntomas

Un dolor o malestar en el vientre que no se alivia es un síntoma común. Este dolor:

  • Puede encontrarse únicamente en una zona de su vientre o en la mayor parte de su vientre
  • Puede ser agudo o sordo
  • Puede empeorar a lo largo del tiempo

Según el lugar en el que se encuentra el absceso, es posible que tenga:

  • Dolor de espalda
  • Dolor en el pecho u hombro

Otros síntomas de un absceso abdominal pueden ser muy parecidos a los síntomas que se presentan cuando tiene gripe. Puede experimentar:

  • El vientre inflamado
  • Diarrea
  • Fiebre o escalofríos
  • Falta de apetito o posible pérdida de peso
  • Náuseas o vómitos
  • Debilidad
  • Tos

Pruebas y exámenes

Sus síntomas pueden ser un signo de muchos problemas distintos. Su proveedor de atención médica llevará a cabo algunas pruebas para ayudar a determinar si usted tiene un absceso abdominal. Estas pueden incluir los siguientes exámenes:

  • Conteo sanguíneo completo -- Un conteo alto de glóbulos blancos es una posible señal de un absceso u otra infección.
  • Análisis metabólico complete -- Esto mostrará si hay problemas en el hígado, los riñones o la sangre.

Otros exámenes que deben mostrar los abscesos abdominales incluyen:

Tratamiento

Su equipo de atención médica intentará identificar y tratar la causa del absceso. Sus abscesos se tratarán con antibióticos y limpieza del pus. Al principio probablemente recibirá atención en el hospital.

ANTIBIÓTICOS

Se le administrarán antibióticos para tratar el absceso. Tendrá que tomarlos por hasta 4 a 6 semanas.

  • El tratamiento comenzará con antibióticos vía intravenosa en el hospital y puede recibir más antibióticos por esa vía en casa.
  • Posteriormente puede cambiar a pastillas. Asegúrese de tomar todos los antibióticos, incluso si se siente mejor.

DRENAJE

Es necesario limpiar el pus de su absceso. Su proveedor decidirá junto con usted la mejor manera de hacerlo.

Utilizar una aguja y drenar. Su proveedor coloca una aguja a través de la piel en el absceso. Normalmente esto se hace con la ayuda de radiografías para asegurarse de que la aguja se inserte en el absceso.

Su proveedor le dará medicamentos para hacerlo sentir adormecido, y otros para insensibilizar la piel antes de insertar la aguja.

Una muestra del absceso se enviará al laboratorio. Esto ayuda a su proveedor a elegir qué antibióticos utilizar.

Se dejará un drenaje en el absceso para que el pus pueda drenarse. Normalmente, este drenaje permanecerá por días o semanas hasta que el absceso mejore.

Cirugía. En ocasiones un cirujano realiza una cirugía para retirar los abscesos. Se le pondrá anestesia general de manera que esté dormido durante la cirugía. La cirugía puede ser necesaria si:

  • Sus abscesos no pueden alcanzarse de manera segura usando una aguja a través de la piel
  • Su apéndice, intestinos u otros órganos reventaron

El cirujano hará una incisión en la zona del vientre. Una laparotomía hará necesaria una incisión (corte) mayor. La laparoscopia requiere un corte muy pequeño y un laparascopio (una pequeña cámara de video). Posteriormente el cirujano:

  • Limpiará y drenará los abscesos.
  • Colocará un drenaje en los abscesos. El drenaje permanecerá hasta que el absceso mejore.

Expectativas (pronóstico)

La forma en la que usted responderá al tratamiento depende de la causa del absceso y de qué tan seria sea la infección. También depende de su salud general. Por lo regular, los antibióticos y el drenado solucionan los abscesos abdominales que no se han propagado.

Es posible que necesite más de una operación. En ocasiones, los abscesos reaparecen.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir lo siguiente:

  • El absceso puede no drenarse por completo.
  • El absceso puede regresar (reaparecer).
  • El absceso puede causar una enfermedad grave y una infección en el torrente sanguíneo.
  • La infección se puede propagar.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si presenta:

  • Dolor abdominal intenso
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Cambios en las deposiciones

Referencias

de Prisco G, Celinski S, Spak CW. Abdominal abscesses and gastrointestinal fistulas. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 29.

Landmann A, Bonds M, Postier R. Acute abdomen. In: Townsend CM Jr, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery. 21st ed. St Louis, MO: Elsevier; 2022:chap 46.

Shapiro NI, Jones AE. Sepsis syndromes. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 130.

  • Absceso intraabdominal - TC - ilustración

    TC de la pelvis que muestra una gran masa dentro del abdomen.

    Absceso intraabdominal - TC

    ilustración

  • Divertículo de Meckel - ilustración

    El divertículo de Meckel es una de las anomalías congénitas más comunes. Se produce cuando la conexión entre el intestino y el cordón umbilical no se cierra completamente durante el desarrollo fetal. Como consecuencia, se forma una hernia sacular en el intestino delgado conocida como divertículo de Meckel. En la mayoría de los casos, este tipo de divertículos no causa problemas; sin embargo, en un número pequeño de pacientes se pueden infectar causando una condición llamada diverticulitis que obstruye el intestino o lo hace sangrar. El síntoma más común de la diverticulitis de Meckel es sangrado indoloro por el recto. Las heces pueden tener sangre roja o lucir negras y alquitranadas.

    Divertículo de Meckel

    ilustración

    • Absceso intraabdominal - TC - ilustración

      TC de la pelvis que muestra una gran masa dentro del abdomen.

      Absceso intraabdominal - TC

      ilustración

    • Divertículo de Meckel - ilustración

      El divertículo de Meckel es una de las anomalías congénitas más comunes. Se produce cuando la conexión entre el intestino y el cordón umbilical no se cierra completamente durante el desarrollo fetal. Como consecuencia, se forma una hernia sacular en el intestino delgado conocida como divertículo de Meckel. En la mayoría de los casos, este tipo de divertículos no causa problemas; sin embargo, en un número pequeño de pacientes se pueden infectar causando una condición llamada diverticulitis que obstruye el intestino o lo hace sangrar. El síntoma más común de la diverticulitis de Meckel es sangrado indoloro por el recto. Las heces pueden tener sangre roja o lucir negras y alquitranadas.

      Divertículo de Meckel

      ilustración

    Los conceptos básicos

     

      Cuidados personales

       

        Qué detecta esta prueba Absceso en abdomen o pelvis

         

          Actualizado: 10/26/2020

          Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

          La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
          © 1997- adam.com Todos los derechos son reservados

           
           
           

           

           

          Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
          Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos