Derivación de arterias periféricas en la pierna

Definición

La derivación de arterias periféricas de la pierna es la cirugía para redireccionar el suministro de sangre alrededor de una arteria bloqueada en una de las piernas. Se pueden acumular depósitos de grasa dentro de las arterias que las bloquean.

Se utiliza un injerto para reemplazar o esquivar la parte bloqueada de la arteria. El injerto puede ser un tubo plástico o puede ser un vaso sanguíneo tomado del cuerpo (en la mayoría de los casos, de la pierna opuesta) durante la misma cirugía.

Nombres alternativos

Derivación (bypass) aortobifemoral; Femoropoplitea; Femoro poplítea; Derivación aorto-bifemoral; Derivación axilo-bifemoral; Derivación ilio-bifemoral; Derivación femoro-femoral; Derivación distal de la pierna

Descripción

La cirugía de derivación de arterias periféricas puede hacerse en uno o más de los siguientes vasos sanguíneos:

Durante la cirugía de derivación de cualquier arteria:

Si le están realizando una cirugía de derivación para tratar las arterias aorta e ilíaca o la aorta y ambas arterias femorales (aortobifemoral):

Si le están practicando una cirugía de derivación para tratar la parte inferior de la pierna (femoropoplítea):

Por qué se realiza el procedimiento

Los síntomas de una arteria periférica bloqueada son dolor o pesadez en la pierna que empiezan o empeoran cuando usted camina.

Usted tal vez no necesite la cirugía de derivación si estos problemas solo suceden cuando usted camina y luego desaparecen cuando descansa. Asimismo, posiblemente no necesite esta cirugía si todavía puede realizar la mayoría de sus actividades cotidianas. El médico puede ensayar primero con medicamentos y otros tratamientos.

Las razones para realizar una cirugía de derivación arterial de la pierna son:

Antes de someterse a la cirugía, el médico hará exámenes especiales para ver la magnitud del bloqueo.

Riesgos

Los riesgos de cualquier anestesia y cirugía son:

Los riesgos para esta cirugía son:

Antes del procedimiento

Le realizarán una evaluación física y muchos exámenes médicos

Coméntele siempre a su proveedor qué medicamentos está tomando, incluso fármacos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.

Durante las 2 semanas antes de la cirugía:

NO beba nada después de media noche el día antes de la cirugía, ni siquiera agua.

En el día de la cirugía:

Después del procedimiento

Inmediatamente después de la cirugía, usted irá a la sala de recuperación, donde el personal de enfermería lo vigilará atentamente. Después de eso, irá ya sea a la unidad de cuidados intensivos (UCI) o a un cuarto regular del hospital.

Cuando su proveedor lo autorice, se le permitirá bajarse de la cama. Usted aumentará lentamente la distancia que puede caminar. Cuando esté sentado en una silla, mantenga las piernas elevadas sobre un taburete u otra silla.

Su pulso será revisado con regularidad después de la cirugía. La fuerza de su pulso mostrará qué tan bien está funcionando su nuevo injerto de derivación. Mientras esté en el hospital, coméntele inmediatamente a su proveedor de atención médica si la pierna que fue operada se siente fría, luce pálida o rosada, está insensibilizada o si tiene cualquier otro síntoma nuevo.

En caso de necesidad, le darán calmantes del dolor (analgésicos). 
.

Expectativas (pronóstico)

La cirugía de derivación mejora el flujo sanguíneo en las arterias para la mayoría de las personas. Es posible que ya no vuelva a tener síntomas, ni siquiera cuando camine. Si todavía tiene síntomas, debe ser capaz de caminar mucho más lejos antes de que empiecen.

Si tiene bloqueos en muchas arterias, es posible que sus síntomas no mejoren mucho. El pronóstico es mejor si están bien controladas otras afecciones médicas, como la diabetes. Si fuma, es muy importante que deje de hacerlo.

Referencias

Bonaca MP, Creager MA. Peripheral artery diseases. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 64.

Kinlay S, Bhatt DL. Treatment of noncoronary obstructive vascular disease. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 66.

Society for Vascular Surgery Lower Extremity Guidelines Writing Group; Conte MS, Pomposelli FB, et al. Society for Vascular Surgery practice guidelines for atherosclerotic occlusive disease of the lower extremities: management of asymptomatic disease and claudication. J Vasc Surg. 2015;61(3 Suppl):2S-41S. PMID: 25638515 pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25638515/.

Writing Committee Members, Gerhard-Herman MD, Gornik HL, et al. 2016 AHA/ACC Guideline on the management of patients with lower extremity peripheral artery disease: executive summary. Vasc Med. 2017;22(3):NP1-NP43. PMID: 28494710 pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28494710/.