Cuidado de la piel e incontinencia

Definición

Una persona con incontinencia no puede evitar que la orina y las heces goteen. Esto puede provocar problemas en la piel cerca de los glúteos, las caderas, los genitales y en el área entre la pelvis y el recto (perineo).

Nombres alternativos

Incontinencia - cuidado de la piel; Incontinencia - llagas por presión; Incontinencia - úlceras por presión; Incontinencia - úlceras de decúbito

Información

Las personas que tienen problemas para controlar su orina o deposiciones (llamado incontinencia) tienen riesgo de sufrir problemas de la piel. Las áreas de la piel más afectadas son alrededor de los glúteos, las caderas, los genitales y el área entre la pelvis y el recto (perineo).

La humedad excesiva en estas áreas hace que sea probable tener problemas como el enrojecimiento, la descamación, la irritación y candidiasis.

También se pueden presentar llagas (úlceras de decúbito) si la persona:

CUIDADO DE LA PIEL

El uso de pañales y otros productos puede realmente empeorar los problemas de la piel. Aunque pueden mantener los tendidos de cama y la ropa más limpios, estos productos mantienen la orina o heces en contacto constante con la piel. Con el tiempo, la piel se rompe. Se debe tener especial cuidado para mantenerla limpia y seca. Esto se puede hacer:

Utilice limpiadores cutáneos que no causen resequedad o irritación. Siga las instrucciones del producto. Algunos de los productos no requieren enjuague.

Las cremas humectantes pueden ayudar a mantener la humedad de la piel. Evite productos que contengan alcohol, debido a que esto puede irritar la piel. Si está recibiendo radioterapia, pregúntele al proveedor de atención médica si no es problema usar cualquier crema o lociones.

Contemple la posibilidad de usar un sellador o barrera contra la humedad. Las cremas o ungüentos que contienen óxido de zinc, lanolina o vaselina forman una barrera protectora sobre la piel. Algunos productos para el cuidado de la piel, con frecuencia en forma de atomizadores o toallitas, crean una película protectora y transparente sobre la piel. El proveedor puede recomendar cremas de barrera para ayudar a proteger la piel.

Incluso si utiliza estos productos, igualmente debe limpiar la piel después de cada episodio de incontinencia. Vuelva a aplicar la crema o el ungüento después limpiar y secar completamente la piel.

Los problemas de incontinencia pueden ocasionar candidiasis cutánea, la cual es una erupción pruriginosa, roja y con apariencia de granos. La piel puede sentirse como en carne viva. Existen productos para tratar la candidiasis:

La Asociación Nacional para la Incontinencia de los Estados Unidos (National Association For Continence, NAFC) publica muchos recursos útiles en pacientes en www.nafc.org.

SI USTED ESTÁ POSTRADO EN UNA CAMA O USANDO UNA SILLA DE RUEDAS

Revise la piel y busque úlceras de decúbito todos los días. Busque áreas enrojecidas que, al presionarlas, no se pongan blancas. También busque ampollas, llagas o úlceras abiertas. Coméntele al proveedor si tiene cualquier secreción maloliente.

Una dieta saludable y bien equilibrada que contenga suficientes calorías y proteínas ayuda a que usted esté sano y mantener su piel saludable.

Si las personas tienen que permanecer en cama:

Si las personas están en una silla de ruedas:

Fumar afecta la sanación de la piel, así que es importante dejar de fumar.

Referencias

Bliss DZ, Mathiason MA, Gurvich O, et al, Incidence and predictors of incontinence associated skin damage in nursing home residents with new onset incontinence. J Wound Ostomy Continence nurs. 2017;44(2):165-171. PMID: 28267124 pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28267124/.

Boyko TV, Longaker MT, Yang GP. Review of the current management of pressure ulcers. Advances in Wound Care (New Rochelle). 2018;7(2):57-67. PMID: 29392094 pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29392094/.

Kwon R, Rendon JL, Janis JE. Pressure sores. In: Song DH, Neligan PC, eds. Plastic Surgery: Volume 4: Lower Extremity, Trunk, and Burns. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 16.

Paige DG, Wakelin SH. Skin disease. In: Kumar P, Clark M, eds. Kumar and Clark's Clinical Medicine. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2017:chap 31.