Zóster

Definición

La culebrilla (herpes zóster) es una erupción cutánea vesicante (ampollas) y dolorosa. Se debe al virus varicella-zoster. Ese es el mismo virus que ocasiona la varicela.

Nombres alternativos

Herpes zóster - culebrilla

Causas

Después de que usted contrae varicela, su cuerpo no se deshace del virus. En cambio, el virus permanece en el cuerpo, pero está inactivo (se vuelve latente) en ciertos nervios del cuerpo. La culebrilla ocurre cuando el virus se reactiva en estos nervios después de muchos años. Muchas personas padecieron casos tan leves de varicela que no se percataron de que tuvieron la infección

La razón por la cual el virus de pronto se vuelve activo de nuevo no es clara. Con frecuencia, solo se presenta un ataque.

La culebrilla se puede presentar en cualquier grupo de edad. Se tiene mayor probabilidad de desarrollar la afección si:

Si un adulto o un niño tiene contacto directo con la erupción por herpes zóster y no le dio varicela en la niñez o no recibió la vacuna contra la varicela, puede presentar varicela y no culebrilla.

Síntomas

El primer síntoma generalmente es un dolor en un solo lado, hormigueo o ardor. El dolor y el ardor pueden ser intensos y generalmente se presentan antes de que aparezca cualquier erupción.

En la mayoría de las personas, se forman parches en la piel, seguidos de pequeñas ampollas.

Otros síntomas pueden incluir:

Igualmente se puede presentar dolor, debilidad muscular y una erupción cutánea que compromete diferentes partes de la cara si el zóster afecta a un nervio facial. Los síntomas pueden incluir::

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica puede hacer el diagnóstico al examinar la piel y hacer preguntas acerca de la historia clínica.

En muy pocas ocasiones se necesitan exámenes, pero estos pueden incluir la toma de una muestra de piel para ver si está infectada con el virus.

Los exámenes de sangre pueden mostrar un aumento en los glóbulos blancos y anticuerpos contra el virus de la varicela. Pero no pueden confirmar que la erupción se deba al zóster.

Tratamiento

Su proveedor puede recetar un medicamento que combate el virus, llamado antiviral. Este medicamento ayuda a disminuir el dolor, prevenir complicaciones y acortar el curso de la enfermedad.

Los medicamentos son más efectivos cuando se inician dentro de las 72 horas después de sentir por primera vez el dolor o el ardor. Es mejor empezar a tomarlos antes de que aparezcan las ampollas. Por lo general, los medicamentos se suministran en forma de pastillas. Es posible que algunas personas necesiten que se les administre el medicamento por vía intravenosa (IV).

Los medicamentos antinflamatorios fuertes llamados corticosteroides, como la prednisona, pueden emplearse para reducir la inflamación y el dolor. Estos medicamentos no funcionan en todas las personas.

Otros medicamentos pueden incluir:

Siga las instrucciones de su proveedor sobre cómo cuidarse usted mismo en casa.

Otras medidas pueden incluir:

Permanezca alejado de otras personas mientras las lesiones estén supurando para evitar infectar a quienes nunca han tenido varicela, especialmente las mujeres embarazadas.

Expectativas (pronóstico)

El herpes zóster normalmente desaparece en 2 o 3 semanas y muy pocas veces reaparece. Si el virus afecta los nervios que controlan el movimiento (los nervios motores), se puede presentar debilidad o parálisis temporal o permanente.

Algunas veces, el dolor en el área donde ocurrió la culebrilla puede durar de meses a años. Este dolor se denomina neuralgia posherpética.

Esta ocurre cuando los nervios han resultado dañados después de un brote de culebrilla. El dolor va de leve a muy intenso. Es más probable que la neuralgia posherpética se presente en gente de más de 60 años.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si tiene síntomas de culebrilla, particularmente si tiene un sistema inmunitario debilitado o si los síntomas persisten o empeoran. La culebrilla que afecta el ojo puede llevar a ceguera permanente si uno no recibe cuidados médicos urgentes.

Prevención

Evite el contacto con erupciones cutáneas y ampollas de gente con culebrilla o varicela si nunca ha sufrido de varicela o no ha recibido la vacuna contra esta enfermedad.

Hay disponibilidad de dos vacunas contra la culebrilla, la vacuna viva y la vacuna recombinante. La vacuna contra la culebrilla es diferente de la vacuna contra la varicela. Los adultos mayores que reciben la vacuna contra la culebrilla tienen menos probabilidad de tener complicaciones por esta afección.

Referencias

Habif TP. Warts, herpes simplex, and other viral infections. In: Habif TP, ed. Clinical Dermatology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 12.

Whitley RJ. Chickenpox and herpes zoster (varicella-zoster virus). In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 139.