Tumor cerebral - niños

Definición

Un tumor cerebral es un grupo (masa) de células anormales que crece en el cerebro.

Este artículo se enfoca en los tumores cerebrales primarios en los niños.

Nombres alternativos

Glioblastoma multiforme - niños; Ependimoma - niños; Glioma - niños; Astrocitoma - niños; Meduloblastoma - niños; Neuroglioma - niños; Oligodendroglioma - niños; Meningioma - niños; Cáncer - tumor cerebral (niños)

Causas

La causa de los tumores cerebrales primarios se desconoce. Algunos tumores cerebrales primarios están asociados con otros síndromes o tienen una tendencia a ser hereditarios:

Los tumores cerebrales se clasifican con base en:

Los tumores cerebrales pueden destruir directamente células del cerebro. También pueden provocar daño indirecto a las células ya que empujan otras partes del cerebro. Esto lleva a que se presente hinchazón e incremento de la presión intracraneal.

Los tumores pueden presentarse a cualquier edad. Muchos son más comunes a cierta edad. En general, los tumores cerebrales en los niños son poco frecuentes.

TIPOS COMUNES DE TUMORES

Los astrocitomas generalmente son quistes no cancerosos, de crecimiento lento. Se presentan más comúnmente en niños en edades de 5 a 8 años. También llamados gliomas de crecimiento lento, estos son los tumores cerebrales más comunes en los niños.

Los meduloblastomas son el tipo más común de cáncer cerebral en la infancia. La mayoría ocurre antes de la edad de 10 años.

Los ependimomas son un tipo de tumor cerebral de la niñez que puede ser benigno (no canceroso) o maligno (canceroso). La ubicación y el tipo de ependimoma determinan el tipo de terapia necesaria para controlar el tumor.

Los gliomas del tronco del encéfalo son tumores poco frecuentes que ocurren casi exclusivamente en niños. La edad promedio en la cual aparecen es aproximadamente a los 6 años. El tumor puede crecer hasta alcanzar gran tamaño antes de provocar síntomas.

Síntomas

Es posible que los síntomas no se noten en un principio y solo empeoran de manera gradual o pueden ocurrir muy rápidamente.

Los dolores de cabeza a menudo son el síntoma más común. Pero solo en muy pocas ocasiones en realidad los niños con dolores de cabeza tienen un tumor. Los patrones de dolores de cabeza que pueden ocurrir con los tumores cerebrales incluyen:

Algunas veces, los únicos síntomas de tumores cerebrales son cambios mentales, que pueden incluir:

Otros posibles síntomas son:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico. Los bebés pueden tener los siguientes signos físicos:

Los niños mayores con tumores cerebrales pueden presentar las siguientes señales físicas o síntomas:

Los siguientes exámenes se pueden utilizar para detectar un tumor cerebral e identificar su localización:

Tratamiento

El tratamiento depende del tamaño, tipo de tumor y de la salud general del niño. Los objetivos del tratamiento pueden ser curar la enfermedad, aliviar los síntomas y mejorar la función cerebral o el bienestar del niño.

Se requiere la cirugía para la mayoría de los tumores cerebrales primarios. Algunos se pueden extirpar totalmente. En los casos en los que no se pueda extirpar el tumor, la cirugía aun puede ayudar a reducir la presión y aliviar los síntomas. La quimioterapia o la radioterapia se pueden utilizar para ciertos tumores.

Los siguientes son tratamientos para los tipos específicos de tumores:

Los medicamentos utilizados para tratar los tumores cerebrales primarios en los niños pueden ser:

Se pueden requerir medidas de bienestar y de seguridad, fisioterapia, terapia ocupacional y otras similares para mejorar la calidad de vida.

Grupos de apoyo

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo para el cáncer. Compartir con otras personas que tengan experiencias y problemas en común puede ayudarles a usted y a su hijo a sentirse menos solos.

Expectativas (pronóstico)

La evolución del niño en realidad depende de muchos factores, incluso el tipo exacto del tumor. En general, alrededor de 3 de cada 4 niños sobreviven al menos 5 años después del diagnóstico.

Se pueden presentar problemas del sistema nervioso y el cerebro a largo plazo a raíz del tumor en sí o del tratamiento. Los niños pueden tener problemas con la atención, la concentración o la memoria. También pueden tener problemas para el procesamiento de información, la planificación, la intuición, la iniciativa o el deseo de hacer cosas.

Los niños menores de 7 años, especialmente los menores 3 años, parecen estar en mayor riesgo de padecer estas complicaciones.

Los padres deben asegurarse de que los niños reciban los servicios de apoyo en el hogar y en la escuela.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a un proveedor si un niño presenta dolores de cabeza que no desaparecen u otros síntomas de un tumor cerebral.

Acuda a la sala de emergencias si un niño presenta cualquiera de lo siguiente:

Referencias

Kieran MW, Chi SN, Manley PE, et al. Tumors of the brain and spinal cord. In: Orkin SH, Fisher DE, Ginsburg D, Look AT, Lux SE, Nathan DG, eds. Nathan and Oski's Hematology and Oncology of Infancy and Childhood. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 57.

National Cancer Institute website. Childhood brain and spinal cord tumors treatment overview (PDQ): health professional version. www.cancer.gov/types/brain/hp/child-brain-treatment-pdq. Updated August 2, 2017. Accessed August 26, 2019.

Zaky W, Ater JL, Khatua S. Brain tumors in childhood. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 524.