Síndrome de dolor regional complejo

Definición

El síndrome de dolor regional complejo (SDRC) es un dolor prolongado (crónico) que puede afectar cualquier área del cuerpo, pero que a menudo compromete un brazo o una pierna.

Nombres alternativos

SDRC; SDSR; Causalgia - DSR; Síndrome de distrofia simpática refleja; Algodistrofia del miembro superior; Atrofia de Sudeck; Dolor - SDRC

Causas

Los médicos no están seguros de qué causa el SDRC. En algunos casos, el sistema nervioso simpático desempeña un papel importante en el dolor. Otra teoría es que el SDRC es causado por una activación de la respuesta inmunitaria, lo cual lleva a síntomas inflamatorios de enrojecimiento, calor e hinchazón en el área afectada.

El SDRC tiene 2 formas:

Se piensa que el SDRC es el resultado del daño al sistema nervioso. Esto incluye los nervios que controlan los vasos sanguíneos y las glándulas sudoríparas.

Los nervios dañados ya no pueden controlar adecuadamente el flujo sanguíneo, la sensibilidad (sensación) y la temperatura en el área afectada. Esto lleva a problemas en:

Las posibles causas del SDRC son:

En muy pocas ocasiones, enfermedades súbitas como un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular pueden causar SDRC. La afección algunas veces puede aparecer sin lesión obvia en la extremidad afectada.

Esta afección es más común en personas de edades de 40 a 60, pero las personas más jóvenes también pueden presentarla.

Síntomas

El síntoma clave es el dolor que:

En la mayoría de los casos, el SDRC tiene tres fases. Sin embargo, no siempre sigue este patrón. Algunas personas presentan síntomas graves inmediatamente. Otras permanecen en la primera fase.

Fase 1 (dura de 1 a 3 meses):

Fase 2 (dura de 3 a 6 meses):

Fase 3 (se pueden observar cambios irreversibles):

Si el dolor y otros síntomas son intensos o duraderos, muchas personas pueden experimentar depresión o ansiedad.

Pruebas y exámenes

Es posible que sea difícil diagnosticar el síndrome de dolor regional complejo, pero el diagnóstico precoz es muy importante.

El proveedor de atención médica elaborará la historia clínica y realizará un examen físico. Otros exámenes pueden incluir:

Tratamiento

No hay ninguna cura para el SDRC, pero la enfermedad se puede retardar. El enfoque principal está en aliviar los síntomas y ayudar a las personas con este síndrome a llevar una vida lo más normal posible.

La fisioterapia y la terapia ocupacional deben empezarse lo más pronto posible. El hecho de comenzar un programa de ejercicios y aprender a mantener las articulaciones y los músculos moviéndose puede impedir que la enfermedad empeore. Esto también lo puede ayudar a llevar a cabo las actividades de todos los días.

Se pueden usar medicamentos, como analgésicos, corticosteroides, ciertos medicamentos para la presión arterial, fármacos para la pérdida ósea y antidepresivos.

Algún tipo de terapia conversacional, como la terapia cognitiva conductual o la psicoterapia, puede ayudar a enseñarle las habilidades que usted necesita para vivir con el dolor prolongado (crónico).

Técnicas quirúrgicas o invasivas que se pueden probar:

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico es mejor con un diagnóstico precoz. Si el médico diagnostica la afección en la primera etapa, a veces pueden desaparecer signos de la enfermedad (remisión) y el movimiento normal es posible.

Si la enfermedad no se diagnostica rápidamente, pueden empeorar los cambios en el hueso y en el músculo y pueden ser irreversibles.

En algunas personas, los síntomas desaparecen por sí solos. En otras personas, incluso con tratamiento, el dolor continúa y la afección causa cambios irreversibles y devastadores.

Posibles complicaciones

Las complicaciones resultantes pueden incluir:

Es posible que también se presenten complicaciones con algunos de los tratamientos quirúrgicos y neurológicos.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si presenta un dolor urente y constante en un brazo, pierna, mano o pie.

Prevención

No hay ninguna forma de prevención conocida en este momento. El tratamiento oportuno es la clave para frenar el avance de la enfermedad.

Referencias

Aburahma AF. Complex regional pain syndrome. In: Sidawy AN, Perler BA, eds. Rutherford's Vascular Surgery and Endovascular Therapy. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 192.

Gorodkin R. Complex regional pain syndrome (reflex sympathetic dystrophy). In: Hochberg MC, Gravallese EM, Silman AJ, Smolen JS, Weinblatt ME, Weisman MH, eds. Rheumatology. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 90.

Stanos SP, Tyburski MD, Harden RN. Chronic pain. In: Cifu DX, ed. Braddom's Physical Medicine and Rehabilitation. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 37.


Actualizado: 2/4/2020
Versión en inglés revisada por: Amit M. Shelat, DO, FACP, FAAN, Attending Neurologist and Assistant Professor of Clinical Neurology, Stony Brook University School of Medicine, Stony Brook, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com