Cambios en el sueño por el envejecimiento

Información

El sueño normalmente ocurre en varias etapas. El ciclo del sueño incluye:

Este ciclo de sueño se repite varias veces durante la noche.

CAMBIOS CON EL ENVEJECIMIENTO

Los patrones de sueño tienden a cambiar a medida que envejece. La mayoría de las personas encuentran que el proceso de envejecimiento los lleva a tener dificultades para conciliar el sueño. Se despiertan con más frecuencia durante la noche y se levantan más temprano por la mañana.

El tiempo total de sueño se mantiene igual o disminuye ligeramente (6.5 a 7 horas por noche). Puede ser más difícil quedarse dormido y usted puede pasar más tiempo total en la cama. La transición entre el sueño y despertarse con frecuencia es abrupta, lo que hace que las personas mayores sientan que tienen un sueño más ligero que cuando eran jóvenes.

Se pasa menos tiempo durmiendo profundamente y sin soñar. Las personas mayores se despiertan en promedio de 3 a 4 veces cada noche. También son más conscientes del hecho de estar despiertos.

Las personas mayores se despiertan con más frecuencia porque pasan menos tiempo en el sueño profundo. Otras causas incluyen la necesidad de levantarse a orinar (nicturia), ansiedad e incomodidad y dolor por enfermedades prolongadas (crónicas).

EFECTO DE LOS CAMBIOS

La dificultad para dormir es un problema molesto. El insomnio prolongado (crónico) es una de las principales causas de accidentes automovilísticos y depresión. Debido a que el sueño de las personas mayores es más liviano y se despiertan con mayor frecuencia, pueden sentirse privadas de sueño, aun cuando su tiempo total para dormir no haya cambiado.

La privación del sueño con el tiempo puede ocasionar confusión y otros cambios mentales. Sin embargo, esto se puede tratar. Usted puede disminuir los síntomas cuando duerme lo suficiente.

Los problemas del sueño también son un síntoma común de depresión. Consulte a un proveedor de atención médica para averiguar si la depresión u otro problema de salud está afectando su sueño.

PROBLEMAS COMUNES

PREVENCIÓN

Las personas de edad avanzada responden de una manera diferente a los medicamentos en comparación con los adultos jóvenes. Es muy importante consultar con un proveedor antes de tomar medicamentos para dormir. Si es posible, evite los medicamentos para dormir. Sin embargo, los medicamentos antidepresivos pueden ser de mucha ayuda si la depresión afecta su sueño. Algunos antidepresivos no ocasionan los mismos efectos secundarios que los medicamentos para dormir.

Algunas veces, un antihistamínico suave funciona mejor que una pastilla para dormir para aliviar el insomnio a corto plazo. Sin embargo, la mayoría de los expertos en salud no recomiendan este tipo de medicamentos para personas mayores.

Use medicamentos para dormir (como el zolpidem, el zaleplon o las benzodiazepinas) únicamente cómo se le recomendó y solo durante un corto tiempo. Algunos de estos medicamentos pueden llevar a la dependencia (necesidad de tomar el fármaco para desempeñarse) o adicción (uso compulsivo a pesar de las consecuencias adversas). Algunos de estos fármacos se acumulan en el cuerpo. Se pueden presentar efectos tóxicos como confusión, delirio y caídas si los toma por mucho tiempo.

Usted puede adoptar medidas para estimular el sueño:

En caso de no poder conciliar el sueño después de 20 minutos, levántese y realice una actividad tranquila como leer o escuchar música.

Cuando se sienta con sueño, regrese a la cama e inténtelo de nuevo. Si aún no puede conciliar el sueño en 20 minutos, repita el proceso.

Beber alcohol a la hora de acostarse puede hacer que uno sienta sueño. Sin embargo, es mejor evitarlo, debido a que puede hacerlo despertar más tarde en la noche.

TEMAS RELACIONADOS

Referencias

Barczi SR, Teodorescu MC. Psychiatric and medical comorbidities and effects of medications in older adults. In: Kryger M, Roth T, Dement WC, eds. Principles and Practice of Sleep Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 151.

Bliwise DL, Scullin MK. Normal aging. In: Kryger M, Roth T, Dement WC, eds. Principles and Practice of Sleep Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 3.

Sterniczuk R, Rusak B. Sleep in relation to aging, frailty, and cognition. In: Fillit HM, Rockwood K, Young J, eds. Brocklehurst's Textbook of Geriatric Medicine and Gerontology. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 108.

Walston JD. Common clinical sequelae of aging. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 22.


Actualizado: 7/19/2020
Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.comTodos los derechos son reservados