Movimientos - incontrolables

Definición

Los movimientos incontrolables comprenden muchos tipos de movimientos que uno no puede controlar. Ellos pueden afectar los brazos, las piernas, la cara, el cuello u otras partes del cuerpo.

Los ejemplos de movimientos incontrolables son:

Nombres alternativos

Movimientos corporales incontrolables; Movimientos irrefrenables; Movimientos corporales involuntarios; Discinesia, Atetosis; Movimientos incontrolables del cuerpo; Mioclono; Balismo

Causas

Hay muchas causas para los movimientos incontrolables. Algunos movimientos duran solo un corto tiempo. Otros se deben a una afección permanente del cerebro y la médula espinal y pueden empeorar.

Algunos de estos movimientos afectan a los niños, mientras que otros afectan solo a los adultos.

Causas en los niños:

Causas en los adultos:

Cuidados en el hogar

La fisioterapia que incluya natación, estiramiento y caminar junto con ejercicios de equilibrio puede ayudar a la coordinación y a retrasar el daño.

Pregúntele al proveedor de atención médica si puede ser útil tener apoyo para caminar, como un bastón o un caminador.

Las personas con este trastorno son propensas a las caídas. Hable con el proveedor acerca de las medidas de prevención de caídas. 

El apoyo familiar es importante. Ayuda el hecho de hablar abiertamente de los sentimientos. En muchas comunidades, existen grupos de autoayuda. Ensaye con fisioterapia en la medida de lo necesario.

Cuándo contactar a un profesional médico

Si tiene movimientos persistentes inexplicables que no puede controlar llame a su proveedor.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de los síntomas y la historia clínica. También le puede hacer una evaluación detallada del sistema nervioso y del aparato muscular.

Las preguntas de la historia clínica pueden ser:

Los exámenes que pueden realizarse son:

El tratamiento dependerá de la causa. Muchos movimientos incontrolables se pueden tratar con medicamentos. Otras veces, los síntomas pueden mejorar espontáneamente. Su proveedor de atención médica hará recomendaciones con base en los signos y los síntomas.

Referencias

Jankovic J, Lang AE. Diagnosis and assessment of Parkinson disease and other movement disorders. In: Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, Newman NJ, eds. Bradley and Daroff's Neurology in Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 24.

Okun MS, Lang AE. Other movement disorders. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 382.


Actualizado: 1/28/2021
Versión en inglés revisada por: Evelyn O. Berman, MD, Assistant Professor of Neurology and Pediatrics at University of Rochester, Rochester, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com