Reparación de tórax en embudo

Definición

Es una cirugía para corregir el tórax en embudo. Esta es una deformidad congénita (presente al nacer) de la parte frontal de la pared torácica que hace que el esternón y las costillas estén hundidos.

El tórax en embudo también se denomina tórax hundido o tórax infundibuliforme. Puede empeorar durante la adolescencia.

Nombres alternativos

Reparación de tórax infundibuliforme (tórax en embudo); Reparación de deformidad torácica; Reparación de tórax hundido; Procedimiento de Nuss; Procedimiento de Ravitch

Descripción

Hay dos tipos de cirugía para reparar esta afección: abierta y cerrada (mínimamente invasiva). Ambas cirugías se hacen mientras el niño está en un sueño profundo y sin sentir dolor por la anestesia general.

La cirugía abierta es más tradicional. Esta cirugía se hace de la siguiente manera:

El segundo tipo de cirugía es un método cerrado. Se utiliza sobre todo para niños. No se extirpa nada de cartílago ni de hueso. La cirugía se realiza de la siguiente manera:

La cirugía puede llevar de 1 a 4 horas según el tipo de procedimiento.

Por qué se realiza el procedimiento

La razón más común para la reparación del tórax en embudo es mejorar la apariencia de la pared torácica.

Algunas veces, la deformidad es tan grave que provoca dolor torácico y afecta la respiración, sobre todo en adultos.

La cirugía por lo regular se hace en niños que tienen de 12 a 16 años de edad, pero nunca antes de los 6 años. También puede hacerse en adultos un poco después de los 20 años de edad.

Riesgos

Los riesgos de la anestesia y la cirugía en general son:

Los riesgos de esta cirugía son:

Antes del procedimiento

Es necesario realizar un examen médico completo y pruebas médicas antes de la cirugía. El cirujano solicitará lo siguiente:

Coméntele a su cirujano o personal de enfermería sobre:

Durante los días antes de la cirugía:

En el día de la cirugía:

Después del procedimiento

Es frecuente que los niños permanezcan en el hospital de 3 a 7 días. La duración de la hospitalización depende de qué también marche la recuperación.

El dolor es común después de la operación. Durante los primeros días, su hijo puede recibir analgésicos fuertes en la vena (a través de una vía intravenosa) o a través de un catéter puesto en la columna vertebral (una raquianestesia). Después de eso, el dolor por lo regular se maneja con medicamentos tomados por vía oral.

Su hijo puede tener tubos en el tórax alrededor de las incisiones. Estos tubos drenan líquido extra que se acumula a causa del procedimiento. Estos tubos permanecerán en el lugar hasta que dejen de drenar, por lo regular, después de unos pocos días.

El día después de la cirugía, a su hijo se lo alentarán para que se siente, tome respiraciones profundas, se baje de la cama y camine. Estas actividades ayudarán a la cicatrización.

Al principio, su hijo no será capaz de agacharse, girar ni voltearse de un lado a otro. Lentamente, se aumentarán las actividades.

Cuando su hijo pueda caminar sin ayuda, probablemente estará listo para irse a casa. Antes de salir del hospital, le entregarán una receta de analgésicos para él.

En casa, siga las instrucciones para cuidar a su hijo.

Expectativas (pronóstico)

La cirugía generalmente lleva a mejoras en la apariencia, la respiración y la capacidad para hacer ejercicio.

Referencias

Kelly RE, Martinez-Ferro M. Chest wall deformities. In: Holcomb GW, Murphy JP, St. Peter SD, eds. Holcomb and Ashcraft's Pediatric Surgery. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 20.

Wald O, Izhar U, Sugarbaker DJ. Lung, chest wall, pleura and mediastinum. In: Townsend CM Jr, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022:chap 58.


Actualizado: 1/19/2021
Versión en inglés revisada por: Mary C. Mancini, MD, PhD, Director, Cardiothoracic Surgery, Christus Highland Medical Center, Shreveport, LA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.comTodos los derechos son reservados